Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Jue Ene 12, 2017 8:17 am

Recuerdo del primer mensaje :

Bar de Micqueot
14:00 Hrs

En la simpleza de la mañana, una chica morena y su acompañante llegan a las costas de Micqueot en búsqueda de su nueva aventura. Bajo de un sol resplandeciente y con la meta fija en buscar personas que se unan a su aventura, ambas chicas caminan decididas mientras sus pies pisan la tierra del vino  Me pregunto qué será lo que nos espera en esta nueva isla

― ¿Qué? ¿Pensaban que otra persona narraría mi historia? Claro que no, yo seré la narradora y ustedes están obligados a escucharme. ― Grité a todos los presentes en medio de ese bar.  Mi intención, era llamar la atención de ellos y de aquellos que leían, digo escuchan mi historia, no es como si sintiera que alguien me vigila por medio de un cuadro ¿verdad?

Como sea que estuviera pasando, yo intento cumplir aquello que una vez le propuse a mi compañera Liesel, el formar una tripulación pirata. ¿El objetivo? No lo sé,  últimamente ha estado de moda ser pirata ¿Verdad? Aunque la verdad me atrae la idea de ser conocida por los cuatro mares y entre las barreras de estos. No tengo idea hasta donde podamos llegar, pero quiero ser capaz de experimentad dicha aventura, además de que también siento que la persona que controla mi vida está involucrada en que yo tenga estos deseos de superioridad, eso creo.

―Liesel… No creo que alguno de estos subordinados sea indicado para entrar a la tripulación. ― Me giro para verla mientras mi pie aún se encuentra sobre la silla. Mi rostro denota aburrimiento debido a que aquellos ebrios no parecían interesados en mi historia, ni en lo que les contaba. Vaya día, venir a un bar para buscar tripulantes y notar que los ebrios no son buena opción. ― ¿Y si grito que en el barco hay vino gratis? ― Le susurró a mi compañera esperando ver su reacción mientras una ligera sonrisa se esboza en mis labios.

―Como sea, ya que estoy aquí, será bueno tomar una gran barrica de vino e irnos ¿No lo crees? ―Dejo al fin de estar parada acomodándome en la mesa y sentándome como una persona normal en aquella silla que  usé como pódium para intentar llamar la atención. Mis rostro se recarga en una mano denotando aburrimiento mientras resoplo en mi flequillo jugando con este mientras Liesel habla, parezco una niña, pero es que no encuentro otra cosa más divertida que solo ver como mi cabello sube y baja acomodándose en mi rostro. Bueno al menos el vino mejorara la tarde, o es eso o tendré que buscar con quien divertirme esta tarde.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo


Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 6:47 pm

Al llegar al callejón puedo darme cuenta del muro que se extiende a cinco metros de altura. Era imposible que de un solo salto pudiera atravesar dicho bloque de tabiques. Me quedé un momento pensando cuando al girarme puedo ver a mi compañera confundida peleando por saber qué hacer. Hice una mueca al ver que tiraba dicho saco esparciendo su contenido por todos lados. Mala idea y con lo mucho que me había costado robarlo ― Aun te falta mucho que aprender Liesel. Lección uno, nuca se suelta el botín. ― Grite de forma que pudiera escucharme mientras siento una sombra acercarse por atrás mía lo que hace que use una de mis piernas como base para girarme dejando que este pasara frente mío y luego preparara mi codo para golpear justo en la boca del estómago del hombre. Este cayó al suelo sin más remedio intentando tomar una bocanada de aliento mientras esbozaba una sonrisa.

Liesel comenzaba a salir del peligro aunque admito que la chica era lista al usar el botín para distraer a sus contrincantes pero esa táctica n siempre funcionara. Hay personas que atacan sin necesidad de robar algo, personas que solo por el mero gusto de ver la sangre emanar de otros comienzan una batalla esperando matar a su oponente, para eso debía prepararse Liesel aunque en el camino perdiera una parte de esa actitud tan suave que tiene. ― Oh vaya, parece que lo has arreglado.―Me veo tan tranquila en aquel lugar hasta que ella logra salirse e intentar seguir mi camino, aún sigo pensando como saltar el muro hasta que una persona se acerca de nuevo por mi espalda y escucho la voz de la peliazul gritando que atrape algo, entonces el foco se enciende en mi mente.

Deje de mirar el muro para girarme viendo como aquel hombre musculoso estaba a punto de chocar conmigo, podría haberlo detenido de un golpe pero esta vez fue diferente, había encontrado mi impulso para saltar el muro y sin más coloqué la katana en mi cinturón para saltar y usar mis manos como impulso sobre los hombros del chico y encogiendo mi cuerpo aprovechando que el comenzaba a perder el equilibrio junto mis dos pies y golpe en su espalda usando aquello como un salto que me impulse hacia el balcón que está a tres metros lejos del suelo . Aquel impulso me ayuda a llegar a él sosteniéndome de una esquina y usando mis pies para impulsarme y subir. Sin quedarme quieta salto del balcón al muro para atravesar al otro lado del mercado no sin antes guiñarle un ojo a la pequeña, veamos si ahora puede seguirme la pista.


InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 7:30 pm

Respiraba agitadamente vigilando mis espaldas y el frente de vez en vez, registrando en mi memoria los movimientos de Keegan al esquivar y al mismo tiempo utilizar al hombre que había acercado hacia ella de golpe como medio de escape, era admirable en realidad,ver tanta energía junta, pero al mismo tiempo resultaba un tanto fastidiante. Chasqueé los dientes, golpeé en la mandíbula a otra molestia que amenazaba a tomarme por los hombros y tomé el mazo que había caído junto al hombre inconsciente.

Keegan se había perdido de mi vista, pero si de algo estaba segura era que no estaba lejos y conociendola, no abandonaría cualquiera que fuese la idea loca que le había hecho comenzar con la persecución. Pero estando en la ciudad del vino, atraerla sería fácil. Corrí en dirección a ella, no podía verla pero quizá podría atraerla, nos habíamos apartado un poco del barullo pero aún había comercios cerca y hubo uno en particular que llamó mi atención. El comerciante se jactaba de vender un vino bastante valioso, el que bebía el mismísimo Rey de los piratas, según pregonaba; así que me acerqué y arrebaté la botella de vino dorado de su mano arrojando unas monedas. Pude sentir el rojo encendiendo mi cara y orejas, pensando en lo que estaba por hacer pero estaba segura de que con eso saldría de cualquiera que fuera su escondite.

Eché a andar con la botella de vino en la mano –Esta cosa no vale ni la mitad de lo que dice...– murmuré con despecho al olisquear la boquilla apestosa, no había más olor que el del licor puro y común. –¡Ah… el vino del rey de los piratas!– Exclamé en un tono de voz más alto con el fin de captar la atención. –Justo acabo de conseguir un valioso tesoro… es una lástima que Keegan, que tanto AMA el licor, no pueda degustarlo– Caminé entre las calles–...Tal vez deba probarlo...O mejor aún, compartirlo con estas finísimas personas– continué hablando “sola”, la vergüenza creciendo a la par de la multitud de gente aludida a mi invitación. –Está bien, entonces este DELICIOSO vino será compartido… no sin antes beber un solo trago… a fin de cuentas es la bebida del rey pirata. – Acerqué la botella a los labios muy lentamente, recorriendo con la mirada cualquier indicio de la morena. Nerviosa, sudando frío pues lo cierto era que no soportaba muy bien el alcohol.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 8:04 pm

Magnífica huída. Aunque admito que aquellos movimientos no son mios, los habia visto en esa chica peliazul de nombre Erin Knox. ¡Ah! Que recuerdos.
El haber caido en la otra zona del mercado trajo con sorpresa a otras personas por un momento curiosas del barullo del otro lado, aunque prefiero solo caminar con calma mientras mis dos manos se cruzan sobre mi nuca.

Quiero ver cuanto se tarda Liesel antes de encontrarme, mientras tanto camino buscando algo que pueda ayudarme a ocultar mi identidad y en eso veo a un mendigo sentado en la esquina del callejon lo que hace que se me ocurra una idea. Busco de inmediato en un puesto las telas mas rotas que pueda tener y me las llevo, el señor ni se molesta en quitarmelas, estaban roidas por los ratones ¿Para que las iba a querer? Y sin mas me tumbo en otro callejón pretendiendo ser un mendigo más pero la pequeña se tarda mas de lo necesario y me quedo dormida en esa posición.

No se cuanto tiempo ha pasado desde mi huída pero Comienzo a tener hambre lo que me lleva a despertarme
― ¿Mmm?―Entonces la imagen de Liesel yendo de un lado a otro me hace observarla con curiosidad. Veo la botella que tiene en sus manos y puedo denotar que su calidad no es muy buena y no por que sepa de vinos si no por que caí en el mismo truco recien llegamos al lugar. Eta la misma botella.

Pensaba ignorarla un momento mas hasta que ella se queda frente a mi y pone dicha botella en sus labios. Una sonrisa malvada se presenta en mi y levantandome un poco elevo la botella pegandola mas a ella para que beba un bien trago.
― Este vino no se disfruta si no lo bebes todo de un trago.― Menciono con una sonrisa pues se que mi compañera no es tan afecta al licor por algo.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 8:28 pm

Mi ingenuidad me dió un duro golpe o mejor dicho un ardiente trago de realidad; en una cosa no me había equivocado, ella salió de un disfraz bastante improvisado que habría notado si hubiera estado más atenta y tan veloz como ella sola empujó la botella hacia mí, provocando que bebiera casi la mitad de un solo golpe. Sentí la garganta en llamas y el aire escaparse de mis pulmones durante unos valiosos segundos, cuando pude recobrar el control tiré la botella al piso y me esforcé por recuperar el aliento al toser sin parar. –¿Estás… loca…?–Tenía los ojos llorosos y la garganta rasposa. –Esta cosa… sabe horrible… y...– ahí llegó el primer mareo, el rubor en mi cara se intensificó y ya no era precisamente por timidez sino el fruto de la embriaguez que crecía a pasos agigantados. –¿Quieres matarme, cierto? – de repente ya estaba sollozando. –No soy lo suficientemente buena, ¿verdad?– me recargué en su pecho para no perder el equilibrio, sin parar de llorar. –Pues… no será tan fácil deshacerse de mí– me reincorporé arrastrando las palabras. –¡Vénceme primero!–Empuñé mi arma con ambas manos y solté un swing digno de un home run acompañado de una sonora y algo simplona carcajada.

Sí, siempre he odiado el alcohol y era por la tonta persona en la que me convertía al beberlo.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 9:06 pm

Y entonces ahí estaba la pequeña e indefensa Liesel, la que podía lanzar su coraje solo en ese estado a pesar del llanto y su rubor en sus mejillas. Quisiera apretujaras pero se supone que estábamos entrenando así que no puedo hacerlo, no ahora. Y entonces empieza a decir que no es lo suficientemente buena, enarco una ceja al escuchar eso mientras la gente se voltea a verme mientras otros se quedan anonadados por tan bello e infantil rostro que demuestra la chica en medio de su pequeño berrinche.

Pienso parar el entrenamiento, parecía que ya era suficiente para la chica cuando de un momento a otro ella grita que la venza. Bien era momento de empezar a calmarla antes de que ¡¿Qué demonios?! Apenas y pude esquivar el ataque cayendo al suelo por la sorpresa ―Eso estuvo cerca... ― Mis ojos se abrieron completamente cuando veo como su arma se fue a estampar a un puesto de frutas manchando su rostro y dándole un rostro algo terrorífico y entonces alguien grito "Tengo la foto" y después de ello huyó. Vaya, espero la foto puedan meterla en su wanted, le harían ver más peligrosa.

―Bien, bien tu ganas... ― Menciono a la chica suspirando un poco tirándome en el suelo para mirar las nubes. Espero solo esta acción no la enfurezca más, cuando Liesel tiene esos arranques es algo impredesible, bueno si eso fuera a darse me tocaba a mi calmarla y esquivarla.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 9:30 pm

–¿Qué es esto?– Ignoré el estruendo que había provocado con mi ataque y me enfoqué en las manchas que salpicaron mi cara, tomé la pulpa en mis dedos y los llevé a mi boca saboreando el dulzor de la fruta pero también ignorando la imagen algo perturbadora que en ese momento estaba mostrando. –Delicioso.– Di un paso hacia atrás, para mi desgracia todo a mi alrededor seguía girando y borrándose de vez en cuando. Por un momento perdí a Keegan de vista hasta que finalmente la encontré en el suelo. –¡Lo sabía, me estás subestimando!– corrí hacia ella y golpeé una y más veces al piso sin siquiera mirar a quién o qué apuntaba.

Para ese momento la gente se alejaba, otros gritaban y a lo lejos se escuchó una especie de silbato. Habían llamado a los marines, por primera vez estaba provocando un desorden como pirata, estando inconsciente de ello. –¿¡Quién fue el idiota soplón que llamó a los perros del gobierno, ah?!– en cierto punto ya hablaba y maldecía como un orgulloso rufián. –Yo me encargaré de ellos, ya verán que soy digna de ser una Kuro Hane– los marines se acercaban, no estaba segura de la cantidad de hombres y en ese momento no me preocupaba, pues mi parte racional estaba bastante ahogada en vino.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 9:50 pm

― Que día tan tranquilo. ― simplemente comienzo a ver al cielo notando las nubes pasar mientras Liesel hace de las suyas. ― Bien, bien has demostrado... ¿eh? ― Amenazante vuelve a lanzar un ataque aunque esta vez lo da a un lado mio, ufff, esta vez si que me tomó desprevenida, si no fuera por los efectos del alcohol me hubiera dado de lleno y ahora estaría noqueada.

Mis ojos se abren tan grandes como platos y entonces noto el sonido del silbato. Era momento de huir pero entonces Liesel insulta a los marines, en este punto no se si darle calificación extra por ser agresiva e insultar a la ley o tomarla y largarnos de este sitio antes de que las cosas empeoren. Pero esa extraña curiosidad hace que quiera ver que pasará, por lo cual dejo que ella se encargue de algunos mientras yo atajo a los que vienen del otro lado. ―Bien Liesel, entonces demuéstrame que me equivoco, demuéstrame que realmente eres una kurohane ― Le grito intentando desafiarla pegándola en su orgullo para llevarla a sus límites. Yo estaría ahí para ayudarla pero quiero saber hasta donde es capaz de defenderse sola, hasta donde debo yo cuidarla y descubrir su potencial.


En ese momento llega la primera tanda de marines, dos frente a mi mientras yo debajo de la capa tomo el arma dispuesta a luchar mientras Liesel se encarga del que viene tras de nosotros. Espero esto solo no se agrave.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 10:11 pm

Resoplé y di un pisotón al prepararme para la lucha, cuál bestia anticipando la embestida solo que en un tamaño más pequeño. Curiosamente los marines tomaban sus distancias, en ese entonces no entendía el porqué de sus precauciones las cuales sólo acrecentaron mi impaciencia. –¿Tienen miedo o qué?– Di unos golpes contra el suelo, preparando el mazo para unas cuantas abanicadas más. –Finalmente pelearemos juntas.– Sonreí emocionada al ver a Keegan desenfundar su espada, de repente más que la embriaguez del licor, era la adrenalina la que nublaba mi juicio y con una risita di un salto tomando el impulso necesario para dar el primer golpe contra un par de soldados que habían tomado la iniciativa al irse contra mí.

Uno de ellos, quizá el de mayor rango gritó alguna orden que no alcancé a distinguir, pero fue ese grito el que provocó que todos se lanzaran al ataque a la vez. –Sí que son estúpidos. – reí nuevamente corriendo hacia uno de ellos, me agaché y en un suspiro golpeé su costado con el puño. –Keegan, mira ¿qué tal lo hago?– atacaba descuidadamente y en una de esas distracciones perdí de vista uno de los atacantes apuntando su katana a mi espalda.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 11:01 pm

Es difícil poder prestar atención a la batalla y a Liesel al mismo tiempo. Uno de los marines me ataca del lado derecho mientras rápido reacciono para detenerlo con mi katana bloqueando su ataque. Un giro para desbalancearlo y después golpeo con la parte sin filo fuertemente en su muñeca para obligarlo a soltar la espada comenzando a gritar por el dolor ― Ni siquiera te he golpeado tan fuerte―Pero al menos si que se le quedó entumecida. Entonces veo a Liesel defendiéndose diciendo no se que tanto pero es que no puedo concentrarme totalmente en ella, aún faltaba otro marine de mi lado y llegaban más, podía escuchar los silbatos desde lejos.

El siguiente marine disparó con su arma lo que a mi me molestó por completo ― Eso es una completa cobardía. ―Odiaba que usaran armas a distancia, principalmente las de fuego, para mi era como hacer trampa en un juego y sin más simplemente me acerqué y estiré mi brazo junto con la katana atravesando el estomago de la persona que quedo conmocionada por lo que había pasado mientras mi mirada cambiaba. Odiaba ese tipo de juegos y esto ya no era divertido pero entonces Liesel intenta llamarme mientras veo a uno de sus oponentes se coloca tras de la peliazul listo para embestirla lo que me hace apresurarme y empujarla sintiendo como el golpe de aquella espada rasga mi brazo dejándome una clara herida. ― Demonios. ― Caigo sobre Liesel mientras el tipo se acerca a escasos centimetros colocando su arma sobre mi mejilla mientras reía victorioso. Esto no era bueno pero no iba a dejar que tan fácil nos atraparan a ambas, menos si esto había sido parte de mi culpa.

Mi arma a quedado a un metro de donde estaba cuando me abalancé para salvar a mi compañera por lo cual solo me quedaba tomar el arma del marine. Sin más solo esperé a que este se acercara más para dar un golpe en la rodilla empujandola con mi pie derecho esperando que este cayera por el dolor que provocaba dicho golpe. Aquello me dio tiempo para levantarme y tomar su arma. ―Liesel corre al barco ¡Ahora! ― Le grito para cubrir su espalda, no estabamos tan alejadas pero ahora debiamos solo huir antes de que todo empeorara
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Mar Ene 31, 2017 11:32 pm

El tiempo se ralentizaba y aceleraba de un momento a otro, en el que veía pasar hombre tras hombre al que atacaba o esquivaba según me daba mi capacidad y fuerza, pero ese último ataque me había tomado con la guardia baja y la cabeza perdida, por lo que al ver el rastro de sangre y escuchar la voz de Keegan justo antes de protegerme, fue como si la claridad me diera una fuerte sacudida.–K-Keegan...– Susurré pasmada, mirándola fijamente cuando estuvo a unos centímetros. Al darme cuenta del error cometido, sentí un un torrente de ira crecer desde mi estómago hasta convertirse en un nudo en la garganta, el enojo era más hacia mí que hacia los marines pero no encontré otra forma de desahogar dicho coraje más que arrojando mi arma hacia los que habían decidido perseguirnos.

Los números crecían y mientras seguía la orden dirigida, me aseguraba que ella estuviera detrás de mí. Me metí entre callejones y multitudes, tomando el camino más rebuscado con fin de perderlos, Keegan hacía también su parte en el ataque hasta que alcanzamos una zona alejada de los muelles y llegamos a donde habíamos anclado. Prácticamente saltamos dentro del barco, habíamos hecho bien en perderlos o ellos se habían cansado de perseguirnos pero cualquiera que fuera el caso, nos bastó para conseguir finalmente un poco de descanso. –¡Es cierto, tu herida!– Apenas y estaba recuperando el aliento pero aún así corrí por el botiquín. –Yo me encargo...Lo siento...– Estaba por echarme a llorar de nuevo pero me resistí, ya había hecho el ridículo lo suficiente.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.