Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Jue Ene 12, 2017 8:17 am

Bar de Micqueot
14:00 Hrs

En la simpleza de la mañana, una chica morena y su acompañante llegan a las costas de Micqueot en búsqueda de su nueva aventura. Bajo de un sol resplandeciente y con la meta fija en buscar personas que se unan a su aventura, ambas chicas caminan decididas mientras sus pies pisan la tierra del vino  Me pregunto qué será lo que nos espera en esta nueva isla

― ¿Qué? ¿Pensaban que otra persona narraría mi historia? Claro que no, yo seré la narradora y ustedes están obligados a escucharme. ― Grité a todos los presentes en medio de ese bar.  Mi intención, era llamar la atención de ellos y de aquellos que leían, digo escuchan mi historia, no es como si sintiera que alguien me vigila por medio de un cuadro ¿verdad?

Como sea que estuviera pasando, yo intento cumplir aquello que una vez le propuse a mi compañera Liesel, el formar una tripulación pirata. ¿El objetivo? No lo sé,  últimamente ha estado de moda ser pirata ¿Verdad? Aunque la verdad me atrae la idea de ser conocida por los cuatro mares y entre las barreras de estos. No tengo idea hasta donde podamos llegar, pero quiero ser capaz de experimentad dicha aventura, además de que también siento que la persona que controla mi vida está involucrada en que yo tenga estos deseos de superioridad, eso creo.

―Liesel… No creo que alguno de estos subordinados sea indicado para entrar a la tripulación. ― Me giro para verla mientras mi pie aún se encuentra sobre la silla. Mi rostro denota aburrimiento debido a que aquellos ebrios no parecían interesados en mi historia, ni en lo que les contaba. Vaya día, venir a un bar para buscar tripulantes y notar que los ebrios no son buena opción. ― ¿Y si grito que en el barco hay vino gratis? ― Le susurró a mi compañera esperando ver su reacción mientras una ligera sonrisa se esboza en mis labios.

―Como sea, ya que estoy aquí, será bueno tomar una gran barrica de vino e irnos ¿No lo crees? ―Dejo al fin de estar parada acomodándome en la mesa y sentándome como una persona normal en aquella silla que  usé como pódium para intentar llamar la atención. Mis rostro se recarga en una mano denotando aburrimiento mientras resoplo en mi flequillo jugando con este mientras Liesel habla, parezco una niña, pero es que no encuentro otra cosa más divertida que solo ver como mi cabello sube y baja acomodándose en mi rostro. Bueno al menos el vino mejorara la tarde, o es eso o tendré que buscar con quien divertirme esta tarde.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Vie Ene 13, 2017 6:42 pm

Keegan es rara, más de una vez lo he pensado, más de una vez al día incluso; constantemente ha mencionado comentarios extraños como que alguien controla su vida, pero lo más raro es escucharla hablar de ella misma en tercera persona, definitivamente: rara. Fue en uno de esos días raros que fuimos a parar a la tierra del vino, no engañaría a nadie diciendo que no me negué a la idea de visitar tal lugar y tampoco lo haría si dijera que no me dejé convencer, como siempre por esta mujer que ya se había convertido en capitán de una tripulación pirata de hasta ese momento dos personas. Yo siendo la número dos, claro está.

Al pisar Micqueot noté que el olor a vino sería algo a lo que tendría que acostumbrarme, por lo que decidí no repicar por eso, sino por las escenas que le gustaba montar a mi compañera. – Keegan, en verdad no creo que sea buena idea reclutar a alguien aquí…- Sugerí en voz baja, con el fin de no ser escuchada por los “comensales” del lugar, claro que estaba de más pues la mayoría de ellos estaban tan ebrios como una cuba. Claro que no servía de nada razonar, ya hasta había utilizado una de las destartaladas sillas como podio, cual maestro de ceremonias. –¡Ni se te ocurra hacer una tontería! – mis manos cubrieron ligeramente sus labios al susurrar sus locas ideas.

Cuando finalmente comprendió que la idea de enlistar a un ebrio no sería la mejor, tomó asiento en su anterior podio, tan despreocupada como siempre. –¿Por qué no mejor nos vamos? Ya tenemos el suficiente alcohol, lo que deberíamos buscar es abastecernos de alimentos, herramientas e incluso armas… No tengo mucha experiencia navegando ni tú tampoco así que…- Utilizaba mis dedos para contar uno a uno los pendientes a realizar. –Oye ¿me estás poniendo atención?- Alcé una ceja observando a la capitán. –¿En verdad crees que estamos listas para esto? Necesitamos gente capaz, aquí no encontraremos a nadie. –Suspiré, mientras que en mi cabeza se maquinaban todas las razones por las que estar en esa taberna pudiera terminar en alguna situación desafortunada.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 9:53 pm

― ¿Por qué no? si parece que son gente muy agradable.― Nunca he entendido por que Liesel no le agrada el tener que reclutar personas que gustan de beber a todas horas del día. Creí que con llevarse bien conmigo podría llevarse igual de bien con los demás, aunque con el paso de los días he ido entendiendo que al parecer soy un caso especial para ella.

―Bueno, nunca es demasiado poco. Llevar al barco. Nunca se sabe cuanto necesitaremos y mas si hay una fiesta.― Claramente estaba que eso era imposible, Liesel no lo iba a permitir tan fácil pero entonces al decir provisiones una idea cruzo por mi mente como un destello.
― Liesel... me agrada como piensas, deberiamos ir al mercado.― ¿Yo accediendo a la petición de la chica tan rápido? Eso era sorprendente aunque no pensaba ir al mercado solo a comprar víveres. Algo mas pasaba por mi mente en ese instante.

― Hay que apresurar paso. No quiero que el mercado cierre. ―Mis manos cruzaron tras de mi cabeza mientras caminaba a la puerta esperando liesel viniera tras de mi. Era momento de que espectaculo empezara y la pequeña acompañante mostrara de que madera estaba hecha. ―Por cierto pequeña. Te.demostrare que tu tambien llevas un pirata sparrow dentro. ― Sonreí con picardía. Era.momento de despertar el cantar del gorrion.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 10:08 pm

No podía evitar dudar ante la reacción de Keegan, generalmente oponía mayor resistencia antes mis sugerencias si se trataban de tomar las cosas con calma y seriedad, así que la miré extrañada antes de acelerar el paso y alcanzarla. —¿Estás enferma o algo así? — me puse de puntillas para alcanzar su frente con mi palma, corroborando que la temperatura de mi compañera fuera la adecuada. —Estás rara, de seguro la bebida tenía algo… no querrán envenenarnos, ¿verdad? —me sobresalté y me paré frente a ella, observándola a detalla, tratando de captar alguna mala señal, mi paranoia estaba haciendo estragos de nuevo.

Comenzó a hablar de aquellos piratas, de los que en ocasiones me narraba historias pasadas a algún antepasado, amigo de un amigo, vida pasada… cada vez la narración era diferente por lo que nunca lo captaba por completo. –No entiendo eso de los piratas Sparrow, ¿eran familiares tuyos? —Añadí interesada mientras seguíamos el camino al mercado, la cantidad de personas comenzó a crecer conforme nos acercábamos, así como el barullo y voces indistintas superadas por los pregones de los diferentes comerciantes. —Ten cuidado, puede haber marines aquí. — Bajé la voz y observé el lugar con cuidado, en espera de encontrar algún sospechoso. —Aunque algo me dice que mientras seamos precavidas, podremos terminar con nuestras compras a tiempo y regresar al barco. — Llevé la mano a mi barbilla analizando las opciones que teníamos.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 10:37 pm

Era gracioso que cada que algo en mi comportamiento no concordaba con mi forma de ser habitual, la pequeña peliazul comprobara -tal cual enfermera- que me encontrara con bien. Aquellas acciones me eran de lo más divertidas pues había días en que me apetecería incluso comportarme como alguna de mis vidas pasadas. ― Si me hubiesen envenenado sería un fantasma que está hablando contigo.―Pero se que la bebida no tenía veneno... Eso creo.

― ¿Familiares mios? ¿uhm? No se como explicar eso― Y es que entre ellos no tenían un lazo sanguíneo hasta que me casé con... hey hey esperen ¿Es en serio eso? ¿Se casó con el peliblanco presumido? ― Que repetitivo. ― Liesel aun parece preocupada por el tema de los marines pero yo se que aun no somos tan importantes para ser perseguidas por ellos por lo cual causar unos pequeños revuelos no traerian tantas consecuencias, pues al final ellos no saben nada de kurohane.

― Por cierto las compras tendrán que esperar. ― Quizás ella no se habia dado cuenta pero ahpra estabamos en el mercado negro del sitio. Era el lugar perfecto para lo que habia pasado por mi mente y sin decir nada y tras de eso mi mano se acercó a un puesto el cual vendía armas tomando una katana la cual puse fremte a mi adoptando la posición de guardia apuntando con ella a Liesel. ― Liesel, es momento de que te enseñe a ser fuerte. De verdad, verdad. ― lo ultimo lo digo con una voz cantarina. La idea era entrenar a la pequeña para que se hiciera fuerte como aquella peliroja sparrow. Veamos de que era capaz de hacer ella



InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 11:21 pm

Mis cálculos mentales se detuvieron de golpe y la lista de compras se borró de mi cabeza, estaba tan ensimismada con las tareas a realizar que muy tarde había caído en cuenta de la clase de lugar al que habíamos parado, claro que era un mercado, pero no al que estaba acostumbrada a visitar para comprar los víveres e ingredientes para preparar la cena. –¿Qué es este lugar?– los rostros rodeandonos no eran los clásicos bonachones y familiares, sino unos más sospechosos y hasta atemorizantes.

Me detuve al compás de Keegan, frente a uno de los puestos con armas de dudosa calidad y procedencia, en algunas podía verde algunos rastros rojizos que quise atribuir al óxido común del metal descuidado, pero en otros las manchas se veían de un color aún más intenso y la mirada del dependiente no me dejaba dudas del origen de dicha tonalidad. –¿Oye, si piensas comprar algún arma no crees que podríamos conseguir algunas mejores…?– La sorpresa de la katana empuñada por Keegan me hizo dar un instintivo paso hacia atrás. —Ya decía yo que tu actitud era rara, este no es el momento, estamos rodeadas de testigos. —  Observé mis alrededores pero un cosquilleo en la espalda me hizo querer alcanzar uno de los poderosos mazos en la mesa del vendedor. —¿Es en serio? — Había una parte dentro de mí que amaba pelear, el afiche con la recompensa a mi nombre había captado uno de esos nada agraciados momentos en que me había dejado llevar por dicho instinto, pero era la parte racional la que normalmente ganaba, sin embargo... — Tome esto…—  acerqué al malencarado la cantidad de dinero requerida por las armas. —¿Y bien..?— Me armé con el pesado mazo que se sentía ligero en mis manos, sonreí ante tal sensación de fuerza y esperé a mi compañera.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2017 8:31 am

Era gracioso cómo algunas veces Liesel llegaba a causar ese sentimiento de ternura en mi, tanto que poco me faltaba poco para tirar el arma y jalar sus tiernas mejillas. Me tuve que contener para no hacerlo, tenía que sacar aquella parte fuerte de Liesel y er que ella estuviera preparada para lo que se venía. Era muy diferente el ser la chica del servicio que pelea para cuidar a una familia que un pirata seguido por la ley. Los marines y los agentes de gobierno se encuentran tan bien entrenados que no hay que tomar a la ligera dichas amenazas (aunque yo represente lo contrario) Aún así era momento de ver hasta donde podía llegar esta chica y que mejor ejercicio que intentando detener a su capitán.

― ¡Liesel! ― La reprendo al ver como paga por las armas, como si no supiera que todo lo que se vende aquí es robado. Mi mirada se endurece y sin decir nada golpeo a lado de Liesel pero no para dañarla a ella si no por que la katana habia golpeado aquel saco de monedas. Una sonrisa se esbozó en mis labios mientras notaba al dueño como miraba estupefacto ya que el arma estaba a escasos centímetros de su mano.

―  Ladron que roba a ladron. ― Fue lu único que dije para después de tirar hacia arriba el saco que voló por el aire hasta mis manos. ― Si realmente te sientes capaz. Atrapame  ― Y tras de eso comence a correr, no sin antes robar otro saco de oro del puesto que estaba a mi lado. Esto, más que un simple robo era causar las condiciones adecuadas para un buen entrenamiento ya que al estar en un mercado de ladrones no tan fácil iba a ser el poder salir de aquí puesto que todos iban a ser lo imposible para que yo escapara y en eso consistía todo, robar y escapar en medio de los maestros. Veamos cuanto Liesel resiste, solo espero este entrenamiento no sea tan duro para ella... naaaah seguramente estara bien.

InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2017 3:03 pm

Un grito ahogado se escapó por mi garganta al ver el filo de la espada caer a unos cuantos centímetros, observé sorprendida el saco de monedas caer de regreso a las manos de Keegan y finalmente suspiré entre molesta y resignada. No podía dejara la costumbre de hacer las cosas de manera “legal” y por consecuencia las mañas piratas no eran muy de mi agrado, a tal punto que podría haber llegado a pecar de ingenua por ese pequeño defecto. ― ¿Qué demo…? ―Su huida dio inicio, no sin antes causar un pequeño revuelo al llevarse con ella otro regalito que hizo enojar a más de uno, corrí detrás de ella con otro montón de gente que al parecer también quería atraparla.

Sonreí de lado mientras intentaba alcanzarla, lamentaría el haberme subestimado, no por nada me había pasado la vida entrenando. ―¡Me estorban! ― Rugí al detenerme y agitar el arma robada (no por mí, por supuesto) hacia los otros malandros que intentaban dar con ella. Utilicé la fuerza suficiente solo para alejarlos, midiéndome para no causar heridas innecesarias, pero esa simple acción me causaba una emoción indescriptible, de la cual no estaba muy orgullosa y pocas veces demostraba. ―¿¡Por qué estás haciendo esto?! ― Alcé la voz al acercarme a Keegan, conteniéndome pues no quería atacarla. ―Sabes que no me gusta pelear. ―Mentí ligeramente, no era que no me gustara pelear, lo que no podía aceptar era la satisfacción que sentía al hacerlo.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2017 9:54 pm

Le muestro mi lengua de forma infantil cuando escucho como grita la pregunta sobre mis motivos para hacer esto pero se que ella disfruta de este momento, lo he acabado de lee... eeehhh mira ahí ya nos cierran el lugar.
Los vendedores/ladrones, dueños de los puestos comienzan a enfurecerse intentando cerrarnos el paso de varias formas mientras uno de ellos con voz gruesa grita "ladrones"
―¡¿A quien le dices ladrón?! ― Grito enfurecida sabiendo que ellos no están tan libres de culpa mientras golpeo con mi codo hacia su mandíbula para mantenerlo callado. Estoy segura que vi una lengua salir la cual seguramente quedo prensada entre sus dientes, aquella escena me hace reír pero no puedo quedarme quieta ya que ahora comienzan a centrarse en detener mi paso.

Vamos, yo no quiero ser sola. ― Liesel atrapa esto. ― Y sin más tiro uno de los dos sacos hacia la chica esperando tenga los reflejos suficientemente ágiles para tomarlo en el aire. No puedo quedarme mucho tiempo, se que al tomar ese saco comenzaran a perseguirla también a ella, lo divertido de esto será lograr salir de este lugar sin un rasguño. ― ¡Ja! Me se un buen atajo.― Y mientras Liesel esta ocupada me deslizo debajo de los puestos para correr a uno de los callejones. Aún escucho como pasan cerca mientras yo no dejo de correr hasta llegar al final del callejón.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Invitado el Lun Ene 30, 2017 10:49 pm

El tumulto crecía con cada movimiento que hacíamos, las provocaciones de Keegan no ayudaban a que los ánimos se calmaran y tanto los comerciantes como los clientes ya casi nos alcanzaban. –Espera…¿Qué?– atrapé lo que me arrojó sin revisar lo que era, pronto el tintineo del contenido atrajo a los perseguidores en manada.

Me detuve en seco y bajé la mirada, toda la situación había terminado por colmar mi paciencia. –¿Quieren esto, verdad?–  grité en dirección a los ladrones y demás finas personas quienes parecían hipnotizados con el sólo movimiento del saco en mi mano. –Idiotas...– murmuré con despecho y arrojé la bolsa de golpe al piso, que se rompió dejando caer su contenido.

–Ahora… regresa de una vez... Tenemos... Pendientes... que... terminar–  Con cada pausa que hacía golpeaba a uno de los insensatos que no parecían satisfechos con el saco de dinero en el suelo. –¡¡Keegan!!– El camino por el callejón no era muy fácil de seguir pero uno se acercaba a ella por su espalda, aceleré y arrojé mi arma tan fuerte como pude en dirección al atacante. –¡Atrapa eso!–  El mazo golpeó la espalda del hombre y el impulso hacia ella.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Quietos, que nadie toque el vino. || Kurohane

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.