Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 12:12 pm

Loguetown  Hora: 2 de la Madrugada (2 Semanas antes de "Nada Devuelvas"")

L-a informaciones m-uy jugosa creo que  vale más de lo que pedí, as-así que el precio se duplica, si la quieres bien y si no se la daré a otro, comento con ciertas dudas el líder de un grupo de hombres que allí se encontraban, era una especie de banda de comerciantes o mercaderes que vendían cosas un tanto exclusivas, el mercado negro tenía todas sus zarpas en las islas, venta y compra de productos raros si estabas dispuestos a pagar su precio, no solo productos sino información que podía ser usada como arma dependiendo de las manos en las que estuvieran. La persona que hablaba parecía dudar de las palabras del otro hombre, este líder del grupo de piratas o revolucionarios que estaban en el sitio, guardándolo y protegiéndole como una banda que podían ser, Claro, sin problemas, te pagaremos lo que pidas pero cuenta, sentencio el hombre omitiendo en parte el detalle del dinero, no era importante para él, afine mi oído concentrándome, pegado al callejón para escuchar cada una de las palabras que emergían de su boca, todo estaba en calma y las personas “decentes” ni siquiera estaban en la calla a estas horas, ni siquiera me había movido, como alguien paciente y amante del mismo silencio espere en el sitio, tomándolo con suma calma como cuando un pescador invierte su tiempo en capturar una buena presa, me había colocado en la única salida posible del callejón, no solo esto sino también me había tomado la libertad de contar los hombres que allí se reunían, estaba controlada la situación, 5 hombres, el chivato el líder  y tres posibles subordinados que tenía, una situación que podía ser bastante correosa.

A parte de los presentes, ¿alguien más conoce esta información?, pregunte secante el líder de la banda, ¿Cómo podía saber que era el líder aquel hombre?, sencillo, tenía un trato cuanto menos despreciable hacia sus compañeros, altivo y vanidoso parecía actuar sin importar lo que tuviera que destrozar para conseguir sus metas, era algo como yo, solo que yo no tenía compañeros y mi sed de sangre parecía no tener fin jamás, sin ni siquiera ser vanidoso o chulesco, casi parecía totalmente tranquilo o sereno siempre, como si nada importase realmente, quizás era falta de empatía con los demás. Nadie de los presentes debía salir con vida, esa información era demasiado importante y valiosa para ser compartida, quizás si era lo suficientemente paciente ellos mismo agilizaran el trabajo y me quitaran esfuerzos.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 1:23 pm

Loguetown, hogar y residencia de marines. Una isla muy segura cuya criminalidad es baja por el simple echo de que cualquier Almirante o Vice-Almirante podría residir sin problemas, puesto que esta isla es una de las sedes principales de esta facción tan importante y conocida. Pero a pesar de su seguridad, habían personas que esquivaba a la marina, pudiendo hacer sus trapicheos en la sombra, sin que nadie se entere y pudiendo llevarse sus objetivos a cabo. Kazama, el espadachín peliblanco desconocía en gran medida todo lo que sucedía en esta isla, de echo caminaba con miedo por las calles debido a que incluso él, que no mataría a una mosca, poseía un wanted, no muy alto, ni alto, pero lo poseía. Su cabeza valía 10 millones, en un pequeño problema de piratería en el cual metieron al samurai de por medio sin tener nada que ver. Por ello,y combinado con su naturaleza miedosa, se vio obligado a comprarse una especie de gabardina o abrigo que lo cubría de arriba a abajo, añadiéndole una capucha que le permitiría pasar inadvertido por cualquier sitio.

De modo que, con la indumentaria que iba a portar de aquí en adelante, caminaba algo perdido por las calles desconocidas de esta isla tan conocido por todos. Miraba por todos los lados observándolo todo, con el ligero miedo a ser descubierto, ya que dudaba que alguno o algún grupo fuese a marearle o a abusar de él, robarle o cualquier otra cosa. Pero desde hace unos días, el tratar de abusar del joven "Kaz", apodo como le llamaban su amigos, que es la abreviación de Kazama, adquirió una habilidad o poder que más de uno desearía tener. La Sakkaku Sakkaku No Mi, una habilidad más que curiosa, útil, muy útil u perfecto para una persona tan débil a nivel emocional cómo lo era el peliblanco. De esa forma cubría su defecto de ser incapaz de hacer daño, ya que sabe defenderse, de echo, posee un nivel del control de su espada bastante bueno hasta el punto de poder hacer movimientos de alta velocidad, pero claro, de que te sirve poder moverte a la nuca de tu oponente sino lo vas a poder matar... Era algo que "Kaz" sabía que tenía, una putada la verdad, pero bueno, pensaba que algún día arreglaría ese asunto, pero por el momento él quería divertirse y gracias a su akuma no mi, le daba cierta confianza a la hora de hablar con la gente, ya que si llegan a mirarle a los ojos, una acción tan sencilla... El otro caería en una profunda ilusión cuyo rey y Dios de ese mundo es el propio Kazama Wales de la isla de East Blue llamada Shitmotshuki, hogar y crianza de los mejores espadachines del mundo.

Después de horas de caminata, sin querer, terminaba por llegar a un lugar muy diferente de la común Loguetown. Podría ser el polígono industrial, donde se realizan todo tipo de intercambios, ya sean por trabajo o por voluntad propia, creando el famoso mercado negro. Kazama estaba al tanto de esto, bien es cierto que desconocía y desconoce infinidad de cosas, pero eso hablando del conocimiento de las islas, pero si poseía un conocimiento general sobre las cosas, como lo era el mercado negro. Sabía que se podía vender tanto objetos o armas, como información de palabra o impresa en un papel, y a veces, la información era incluso más poderosa y de echo, lo es. Y al joven samurái de 18 años le parecía cuanto menos curioso, y más le llamó la atención cuando escuchaba a lo lejos voces. Su interés por lo desconocido o curiosidad le llamaba desde el inconsciente, de modo que no dudó en acercarse con su larga vestimenta y capucha que ocultaba su rostro, y más si caminaba con la cabeza ligeramente inclinaba. Adentrándose por callejones guiándose por las voces que escuchaba, finalmente terminó por llegar a su destino. Asomando la cabecilla desde la esquina, observaba a lo largo del callejón un grupo de personas que hablaba con uno en especial. Ese ser "especial" era más grande que las propias naves de industria, mediría unos 4 metros ese tiparraco tan llamativo ~ Dios mío, a ese como le caiga mal me va a destruir en un momento... Más me vale ir con cuidado... Y además... Incluso los otros tampoco son de fiar... ~ Reflexionaba el peliblanco analizando la situación, que su poder realmente no radicaba en su fuerza ni mucho menos, contando que tiene una fuerza pésima. Tampoco lo es su depurada velocidad vertiginosa ni su elegante control de espadas, sino su inteligencia que le permitía adaptarse a situaciones.

Y la situación era simple, estaban a punto de cerrar un trato, las últimas palabras que escuchaba el tranquilo y humilde espadachín era relacionada con el número de personas que sabían esa información, aunque lamentablemente no sabía de que se trataba ~ ¿Qué será de lo que están hablando? ¿Información sobre qué? ¿Un tipo como él, que podría interesarle? ~ Las dudas e incertidumbres hacían de él estragos, la curiosidad le mataba, sino fuese por el gigante de 4 metros iría él en persona a sacar la información, pero la naturaleza de Kazama le hacía ser desconfiado. Pero al rato, la conversación seguía ~ Claro, si sólo fuésemos nosotros quienes lo supieran, ¿Qué caso tendría decírtelo? Pensamos que no podemos llevarlo a cabo y preferimos venderlo, ¿Aceptas? O te rajas. Te podría decir quién sabe esto, pero claro, eso conlleva gastos extra, más información ~ Aquel hombre lo que era la extorsión lo tenía controlado, pero... ¿Cómo lo llevaría el gigante? Kazama se cuestionaba que pasaría ~ ¿Aceptará? ¿O lo rechazará? ~ Eran dos opciones, pero aún había una tercera ~ Siendo él, tan grande y seguramente fuerte por su aspecto... Podría irse con la información sin haber pagado nada y habiendo dejado a los demás en el suelo o habiendo echo un chantaje con sus vidas. Sin duda todos son viles personas... ~ Seguía reflexionando observando el panorama entre las sombras de los callejones.
Chaqueta o Abrigo que llevo en el tema:
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 3:03 pm

Estaba en espera aclarando la situación, había sido tremendamente paciente, mire hacia los lados y pude ver algo, realmente no sabía que era o quién pero me importaba menos que nada, preste de nuevo atención a mi oído y ahí estaban, intentado sacarle más dinero a aquella persona, “La avaricia te llevara a la tumba”, pensé para mis adentros moviéndome con calma hacia un costado de del callejón, tenían otro plan una idea que podría incentivar la creatividad de los presentes, observe el sitio y allí estaba, como si se tratara de un regalo de los mismo dioses, era un contenedor de tamaño medio hecho de latón, una especie de cubículo cuadrado para meter la basura de varias casas o viviendas, de modo que la mugre y suciedad así como la basura producida por estos lugares fuera juntada en un solo sitio, estaba bien cerca por lo que, agarre dicho contenedor con ambas manos comprobando su peso, no es que fuera algo tremendamente descomunal para mí pero no era un peso ligero por así decirlo, estaba cargado de lo que supuse era más que basura y porquería, erguí mi cuerpo, preparando como si fuera hacer un tremendo esfuerzo lance con fuerza y furia dicho contenedor metálico que rodaba de forma horizontal por el suelo, dando vueltas de campana sobre su propio eje hacia la zona donde se reunían estas personas, si no reaccionaban a tiempo serian “atropellados” por dicho objeto, seguramente así fuera pues debido a las altas horas de la noche y la poca visibilidad del sitio.

El silencio duro poco y la desesperación se hizo en el lugar, E-están muertos, joder joder…, grito uno de los hombres de allí, seguramente dos de los hombres del sitio habían sido machacados por el objeto que lance quedando reventados contra el suelo o una de las fachadas cercanas al ser embestidos sin esperarlo por ataque producido por mí mismo,  era gracioso cuanto menos pero ahora los que habían amenazado a aquel hombre eran mis presas, una víctimas de una especie de juego macabro que estaba a punto de empezar, Solo una persona saldrá del callejón con vida, suerte a quien quiera intentar salir sin ser el último superviviente de este asqueroso callejón, esas fueron mis únicas palabras, secas y cortantes antes de tomar asiento sobre el pavimento del lugar, claro que podían intentar salir del sitio, incluso intentar atacarme o dispararme con cualquier tipo de arma que portaran pero ¿Y si fallaban?, pese a mi colosal tamaño apenas me había movido, estaba concentrado y atento a ellos, tranquilo en la medida de lo posible y eso se reflejaba en mi actitud, las palabras dichas eran la ley, si alguien quería salir de ese callejón debería matar a los demás supervivientes de mi ataque para poder salir de una pieza, sino, bueno yo mismo le daría un enorme correctivo que acabaría con su vulgar y nefasta vida, sellando su alma en este momento, Soló una persona saldrá viva del callejón, ya sabéis lo que tenéis que hacer, sentencie como aclaración a la espera de la reacción de las demás personas allí presentes,  3 hombres que, sin comerlo ni beberlo jugarían a un juego letal y macabro por salir del sitio de una pieza, de re usar todos morirían de una manera terrible o eso creía al menos.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 4:06 pm

La violencia... Kazama lo definía como la cualidad de un violento, siendo así, alguien que usa la fuerza para llevar a cabo o conseguir un fin. Pero, ¿Porqué lo hacía el gigante? Había dejado a un grupo reducido con vivo, los demás estaban muertos o luchando por poder respirar una vez más. Eso provocaba que el peliblanco se pusiera nervioso, muy nervioso. Y más, teniendo enfrente a un calamidad de ser de 4 metros de altura ~ Joder... Los ha matado como si nada... Ha levantado todo ese peso sin a penas esfuerzo... Y ahora quedan sólo esos de pie, ¿Qué hará ahora...?¿Los matará también? ~ Si fuera alguien de morderse las uñas, Kazama no tendría. Para demostrarlo tenía otros gestos o acciones como echarse el pelo para atrás y dejar la mano aguantando el pelo. O simplemente llevándose la mano a la boca. Nunca había estado en una situación así, para él esto era nuevo, no era tan echado para adelante para experimentar cosas como lo harían muchos valientes, como ese gigante sin ir más lejos...

Después de la acción de ese gran hombre de pelo extraño, dejaba vivos al grupo de 3 hombres para jugar a un juego suyo. Con su frase, todo daba a entender que los iba a matar porque sí. En ese momento Kazama pensó en los abusones que habían en la vida, pensaba que esto sería lo mismo, un tipo que se aprovechaba de todo y humillaba a otros... O al menos así pensaba el peliblanco, quien alterado por lo que había visto, dudaba en entrar a la acción o no, pero aquí entró en juego el poseer una Akuma No Mi, y más la Sakkaku No Mi, la cual te permitía realizar una infinidad de cosas si el oponente contactaba visualmente con los ojos de Kazama y viceversa ~ ¿Por qué no? A fin de cuentas, todo el mundo con el que he hablado me ha mirado a los ojos... Deberé visitar Ohara tarde o temprano a leer libros... Pero me la voy a jugar... Ellos no tienen porque morir por alguien cómo él... O sí... ~ Estaba desconcertado ~ Tsk... ~ Dudaba, y sabía que cuanto más dudase, menos tiempo de vida les quedaban a esos tipos desconocidos y aparentemente menos problemáticos para la sociedad en general, sin la capacidad de defenderse ante un tipo bestialmente brutal. Inconscientemente y con una voluntad determinante, el espadachín se plantó en mitad del callejón tratando de detener su "juego" o los asesinatos múltiples que iba a hacer ~ ¡Detente! ¡No lo hagas! ~ Gritó fuerte, pero cuando se quiso dar cuenta y aquel ser de grandes dimensiones se girase, Kazama se cagaría por culo, las piernas le temblarían de mala manera y la inseguridad haría posesión de su cuerpo, pero en el fondo, no perdía la fe en el contacto visual, algo tan sencillo como eso podría ocurrir con una probabilidad muy alta, si eso llegara a ocurrir... La vida del peliblanco podría salvarse
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 4:42 pm

“Sorprendente…”, pensé mordiendo mi propio labio inferior mientras me alzaba de pie una vez más, clave mis ojos en los suyos, era un chico peliblanco de corta edad, había recorrido toda la zona con mis ojos y no es que esperaba nuevas visitas en un antro como aquel, estaba en duda pero no debía reaccionar, todavía no al menos, suspire y coloque de mejor modo el gorro que portaba en la cabeza, tenía dudas y mis pensamientos me rondaban con fuerza, profundizando cada vez más en mi psique, estaba dudando de lo que debía o no hacer, era una situación complicada y aquellas personas valían menos que nada, pero, quizás dejarlas con vida sería un problema a largo tiempo, ¿Cómo te llamas..?, pregunte directamente sin andarme con rodeos,  esperaba que contestara dándole un buen margen de tiempo para aquello.

Ni siquiera realice un actos hostil o molesto hacia la persona, sin duda había mostrado un tremendo valor al presentarse delante de mí para darme una orden, era cuanto menos gracioso todo aquello, espere y mire al hombre sin cambiar la expresión de mi rostro, los hombres de atrás parecían incluso más nerviosos que antes, no sabían si la persona que había aparecido seria su salvación o su castigo, se decantaban más por la primera opción al escuchar sus honestas palabras, “¿Serán suficientes estas para salvarlos?”, me pregunta para mí mismo suspirando de nuevo al comprobar que todo se había tornado mucho más problemático,Tu nombre tiene el precio de la vida de uno de ellos, si me lo das uno de ellos saldrá de aquí con vida, pronuncie amenazante aunque severo, era una especie de pacto o acuerdo que intentaba llevar con aquella persona, seguramente no lo supiera pero estos compinches o malhechores eran calaña, ratas de las calles que trabajaban para el mejor postor ofreciendo sus servicios, dando palizas, violando o matando a quien hiciera falta por un módico precio, matarlos no sería un pecado considerando los crimines que estos mismo arrastraban y llevaban tras sus espaldas, J-juntos podremos con él, e-es solo un hombre  y somos 4 contra él, aclaro el hombre que se escondía tras el joven sin moverse, quizás intentaba insuflar aliento o esperanza a los demás presentes, pero aquella situación era complicada y peligrosa, cuanto menos hostil pues en parte, era como similar a cuando un depredador acechaba a su presa, dedicándole su tiempo para saltar sobre ella dispuesta a arrebatarle la vida, eso era aquella situación, cualquier mal movimiento, cual acto no medido podía producir un desenlace falta, ahora sin duda la “pelota” estaba en el tejado del chico que se encontraba enfrente de mí.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 31, 2016 5:28 pm

Con dos cojones, el joven e inocente Kazama se plantó delante del gigante tratando de evitar muertes inocentes, quedándose él mismo sin salida el peliblanco espadachín que portaba sus espadas de un metro y veinte de hoja, con una katana a cada lado de su cintura. Ese ser puso su mirada en el pequeño de metro setenta "Kaz", a quien le preguntaba por su nombre a cambio de la vida de uno de ellos ~ ¿Y de qué serviría decirte mi nombre? Si van a morir igual si te da la gana, para eso prefiero no decirlo... A saber que puedes hacer con un nombre... ~ A pesar del miedo, no iba a dejar que me manipulasen, bien es cierto que soy un cagón, pero no era tonto. Con esa respuesta tal vez la haya cagado, pero lo echo, echo estaba. Y de todas formas, con decirle el nombre sólo salía ganando él, lo que no iba a permitir Kazama porque implicaría perder la batalla psicológica, si él se saliese con la suya, "Kaz" sentiría que tiene la confianza plena para atacarme.

Enseguida, el grupo que traté de proteger comenzó a hablar entre ellos con esperanza ~ Y vosotros no se que hacéis aquí, deberíais iros ya, sino terminaréis muriendo, darlo por echo. No os dejará ir sin la información, y yo no voy a evitar que perdáis la vida por un golpe suyo ~ Decía sin dejar de observar y analizar al gigante de cuatro metros que aún se hallaba bajo el control de mi ilusión, ya que sentía cómo me miraba. Por el momento no había alterado nada, ni hacía falta, pero si mi intención era salvarles la vida... Algo iba a tener que hacer. Por el momento ellos parecían más nerviosos que yo, el echo de tenerlo bajo ilusión me daba cierta tranquilidad para pensar ~ No te he dicho el nombre por sus vidas, pero si que te lo diré si me dices porque les sigues y buscas la información que tienen ~ Podría parecer chantajista, pero... ¿A cambio de qué? Simplemente de porque quiere la información, y lo que Kazama fuese a hacer, si defenderlos o dejarlos morir según lo que diga, dependía de la explicación de si esos merecían vivir o no, es decir, si era un problema para la sociedad. Lo que quiero decir es que el peliblanco no se iba a meter en los asuntos de ese hombre de 4 metros si resulta que los otros son unos cabrones, pero si llega a dar el caso de que trabajan para otro y los controlan, Kazama si que los defendería, pues la culpa real no es de ellos. De lo contrario, los dejaría morir, pero todo esto lo desconocía por completo el joven espadachín.

Así que, mientras que el espadachín se mantenía al frente del grupo de mercaderes indefensos, este, esperaba un poco nervioso las palabras de seguramente, esa máquina de destrucción.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 12:09 pm

Permanecí atento ante las palabras de aquel chico, sin duda tenía un par de cojones para plantarse ante mí y negarme lo que estaba pidiendo, parecía inmutable, pasivo totalmente ante lo que ocurría, una vez obtuve la primera negativa me acerque con calma hacia la fachada de callejón, allí una especie de escalera comunicaba una puerta lateral de lado con la de un planta superior, para salir por este sitio y no tener que recurrir quizás a la escalera interior al bloque de pisos, pose mi mano derecha sobre las mismas y las arranque de cuajo con un tremendo tirón que resonó brutalmente, con calma mire hacia donde se encontraba los hombres, justamente detrás del chico del pelo blanco y, sin mediar palabra lance bombeando dicha estructura metálica contra los hombres, esperando que el lanzamiento saltara al joven chico peliblanco y cayendo sobre los presentes que se encontraba algo más atrás donde estaba posicionado el valiente.

¿Por qué un acto tan violento?, fácil, la verdad es que el chico del pelo blanco había actuado con honestidad y valentía pero también erróneo y confiado, había cuestionado mi palabra de dejar aquellas personas con vida por el mero dato de su nombre, así que, aquella especie de ofensa de mi palabra seria saldada con aquel lanzamiento, independientemente de si era acertado o no dicho ataque, también y como punto secundario quería comprobar las facultades del presente, si tan valiente era para hablar así seguramente tendrías unas facultades físicas notables y muy destacables, eso esperaba ver pues con aquella especie de ”prueba” obtendría quizás una respuesta, buena o no según sus hazañas, luego, espere y me coloque delante de él manteniendo una distancia de 10 metros, observándolo para limpiar mi mano, llena de polvo producida por el cese de la estructura con mi otra extremidad haciendo un pequeño gesto a la espera de saber que pensaba el chico y si podría salvar a aquellas personas.

Son escoria, ni siquiera tienen voluntad para elegir o saber que está mal o bien, se mueven por los Berries y hacen lo que haga falta para ello, no merecen seguir vivos, sentencie como si fuera una verdad absoluta, aquellas personas ni siquiera tenían umbría para luchar o hacer las cosas por su cuenta, simplemente era recaderos que sin moral hacían lo que les mandaban movidos por el mero hecho del obtener una recompensa económica, era cuanto menos despreciable pues, prefería ser un asesino, un criminal e incluso un demonio si era lo que yo mismo había decidido ser, tener la elección y ser capaz de tomarla era una de las claves más importantes, sino simplemente era un “victima” del mundo, algo vomitivo y absurdo, “El mundo es un sitio oscuro”, “tal persona me hizo ser así”, “Solo cumplo órdenes”, esas frases típicas que usaba la gente para escapar del compromiso y de la responsabilidad de sus actos.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 4:55 pm

Kazama trataba de ganar tiempo y a su vez tratar de comprender al gigante, ¿Por qué era tan violento? ¿Por qué esa necesidad de matar? El peliblanco lo desconocía por completo y eso mismo le causaba tanta intriga. Había peor gente que esos, de eso Kazama estaba segurísimo, quería comprender la mente de ese hombre, pero lamentablemente no podía. No obstante, quitando esto de lado, y tras cambiar las tornas de las preguntas, donde el espadachín era quién esperaba una respuesta, que fuera de su alcance imaginativo, el ser de grandes dimensiones parecía tener otra cosa en mente, pues al escuchar las palabras de "Kaz", este se fue a por otra especie de contenedor, para arrojarlo posteriormente sin titubear. Evidentemente, cuando lo cogió y miró al lugar del peliblanco y los otros que situaban tras él, Kazama supo que iba a arrojarlo, y no era la primera vez que lo hacía ese ser ~ ¡Apartaros! ~ Gritó el espadachín llevándose sus manos a las cinturas para desenvainar sus dos katanas para realizar un movimiento Iai, un movimiento básico en los usuarios de espadas. Cuando estaba a punto de pasar ese contenedor por encima de él, fue cuando realizó la técnica 

~ Iaijutsu... ¡Rashomon! ~ 

De "Kaz" es posible que ese ser haya visto algo, pero los demás solo vieron cómo envainaba mi espada y ese contenedor se dividía por la mitad pasando por al lado de estos, quienes pasmados por la fuerza bruta de ese hombre, ni se movieron, suerte que estaba el joven Kazama quién se aventuraba a la valentía o a la temeridad de enfrentarse al tipo de sombrero y gafas. Al rato, después de que cesase todo, el propio gigante dedicó unas palabras explicando porque no debían vivir. Para Kazama esa actitud le parecía egoísta, no comprendía ni compartía esos pensamientos ~ Y que más da eso, hacen lo posible para vivir, es su problema como eligen vivir sus vidas y tú no deberías ser quién para arrebatárselas... Y con tus propias palabras me das a entender que sólo siguen órdenes ~ Dio una pequeña pausa ~ ¿Y si actúan así porque están condicionados por alguien que les va a matar? En ese caso no tienen la culpa, hacen lo que pueden para sobrevivir, por lo que tu problema está en quienes controlan a ellos, si es así, incluso yo estaría dispuesto a ayudarte, pero no voy a permitir que los mates por gusto ~ Aún con las piernas temblando, poco a poco cogía más confianza a la hora de actuar, por el momento no hacía daño, pero si que se atrevía a entrar en acción, y al parecer lo estaba consiguiendo, pero si su meta era salvarles la vida, ahora era cuando debía usar sus habilidades.

~ Bueno, mi intención es salvarles la vida de tí, una vez lo consiga, si quieres podemos ir a por quienes controlan este cotarro, de echo, si tengo suerte, podría incluso saber el lugar exacto... Pero lo primero es lo primero ~ Dando varios atrás sin quitar la mirada del ser gigante por precaución, Kazama tocaba a uno de esos tres hombres para conocer sus miedos, los deseos no me interesaban mucho la verdad, pero pensé que si estaban condicionados, ese sería su miedo, y así fue, tuve una misión en la cual ellos están siendo manipulados con sus vidas sino hacían lo que tenían que hacer, y las imágenes que veía no se alejaban mucho de lo que había visto a lo largo del día en Loguetown ~ Está bien... Ahora marchaos de aquí ya ~ Sin dejar de mirar al gigante, coloqué mi mano en el suelo y me inventé una técnica de tipo tierra, creando varios pilares que saldrían del suelo elevando a esos hombres hasta dejarles en el tejado para que huyesen, aunque esto no era más que una ilusión, pues en realidad esos hombres comenzarían a moverse por el callejón pasando desapercibidos por el lado del gigante, ya que bajo mi ilusión, el gigante no los vería, y en cuanto desapareciesen, desharía la supuesta técnica de los pilares para que se queden solos una vez por todas Kazama y su buen conocido destructor.


~ Bueno, ya solo quedamos tu y yo, ¿Qué hacemos? Nos vamos cada uno por nuestro lado, vienes a matarme... O... vamos a por el jefe de esos tipos, tengo más información de la que tú te piensas buen hombre, ya que a fin de cuentas no has conseguido la información por mi culpa, lo siento... Pero por eso mismo te doy mi ayuda ~ 


Habilidades de mi akuma:


Características de la Sakkaku Sakkaku

->Otorga la capacidad de generar un mundo ilusorio a gusto del usuario siempre y cuando el contrario le mire directamente a los ojos. 

->El mundo generado es totalmente controlado por el usuario en todos los aspectos, aunque no deja de ser meramente una ilusión que no puede dañar al adversario. Sin embargo, dicha ilusión no puede ser terminada a menos que el usuario así lo desee o sea derrotado. 

->El usuario es capaz de crear ilusiones de estructuras, terrenos, personas, animales, objetos y cualquier cosa que pueda desear siendo además capaz de percibir tanto el mundo ilusorio como el real. 

->Si el usuario toca a una persona directamente será capaz de conocer sus deseos y miedos siendo esto una ventaja en caso de querer realizar una ilusión en contra de dicha persona. 

->Es capaz de saber cuando una persona está fingiendo o mintiendo con solo ver sus ojos ya que la fruta le permite distinguir la verdad de la mentira. 

->Si el usuario posee 3 o más niveles por encima del contrario, este puede generar una ilusión tan fuerte para el contrario que el mismo caería desmayado de la impresión. 
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 6:49 pm

Quede impresionado por el movimiento del chico, que solo con su espada había cortado la estructura que había lanzado, era bastante hábil con el manejo de aquel filo, al menos esa era la percepción dada, escuche todas y cada una de sus palabras haciendo énfasis en las mismas, tenía una moralidad distinta, una especie de modo de vida muy diferente al mío, intentaba darme a entender su postura que obviamente yo no compartía, permanecí en silencio todo el rato hasta que mis ojos me sorprendieron, casi no podía crear lo que estaba viendo, el chico había creado bajo algún tipo de habilidad unos pilares que movieron a las personas hacia arriba sacando a las personas por el tejado, “Sorprendente…”, musite tremendamente bajo dejándolos ir, ni siquiera me moví, simplemente espere, repasaba lo ocurrido en mi mente buscando obtener algún detalle que me facilitara saber que ocurría y cual era realmente las facultades de aquel chico del pelo gris.

Ese poder…crear objetos.., comente de forma severa, total ya no podría eliminar a aquellas personas pero por contra-prestación el chico se ofrecía a ayudarme a eliminar a la persona que parecía dirigirles, era una oferta tentadora pues el joven chico no parecía tener mal fondo, era algo inocente o demasiado positivo para el mundo en el que vivíamos, era un incrédulo si pensaba eso que me había comentado, el mundo para nada era de color de rosa, un lugar fácil donde todas las personas podían vivir en armonía, eso era una fábula para poder conseguir dormir mejor después de un largo día, aunque claro, esto era solo una cuestión de perspectiva,  no todas eran iguales y conocer gente con distintas metas y motivaciones era algo a tener en cuenta, Me parece correcto el trato y..no, no pidas perdón por hacer lo que crees o lo que piensas, Sentencie como si fuera una especie de reprimenda o correctivo que le intentara dar, no era así pero odiaba a la gente que solía excusarse, él había decidido tomar aquella decisión y cargar con las correspondientes responsabilidades por sus actos, era lo apropiado, Tú hablas, comente esperando que tras aquello se le soltara la lengua y pudiera contestar a todas las dudas y preguntas que yo planteaba, ya había aceptado su trato y, tal cual había planteado aquella persona la situación, el fastidio la recogida de información que quería, al menos en parte, por lo que, tendríamos que seguir el “hilo” que me presentaba, esperando obtener la información que tanto ansiaba y quizás solventar el problema desde otro punto de vista, yendo a por el líder de aquellos secuaces.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Invitado el Lun Ene 02, 2017 2:14 pm

Con el día de hoy, Kazama ya se llevaba consigo algo bueno, salvar las vidas de 3 pobres trabajadores ruines según el hombre gigante. Algo era algo, pero le daba de cierta confianza de aquí para adelante que le servirá de gran apoyo. Por otro lado, el peliblanco dio a entender al gigante que podía manipular al menos el suelo, pues como si nada hizo salir un pilar del mismo material que el suelo para que escapasen esos hombres mencionados anteriormente, pero claro, esto sólo fue una ilusión de la Akuma del espadachín, quien envainaba al rato sus espadas y deshaciendo la ilusión o el control que tenía de ella sobre el otro cuando el gran hombre decidió aceptar la ayuda de "Kaz", fiándome de él como no, aún era muy inocente. Pero las palabras de ese grandullón también hizo pensar en Kazama, quien observaba cierta empatía, o eso, o se lo estaba imaginando por las simples palabras de "No pidas perdón por algo en lo que crees" o algo así, no fueron las palabras, sino el echo de preocuparse, eso sin duda provocó que el peliblanco se fiara por completo de él, al menos hasta que hiciese algo raro.

~ Por el momento deberemos de caminar un poco más ~ A la esquina del callejón, que doblaba hacia derecha e izquierda, ellos, tomaron el camino de la izquierda, o al menos Kazama, pero si el gigante quería conseguir lo que buscaba, más le valía seguirle ~ Por aquí... ~ Después de varios largos pasos volvía a hablar ~ Me imagino que aún estaremos a 10 minutos, así que... ~ Se le ocurrió el presentarse ~ ¿Cómo te llamas? Yo soy Kazama, pero puedes llamarme "Kaz" si lo prefieres ~ Decía mirando prácticamente al cielo para verle los ojos a través de las gafas, aunque no se los veía. Y después de que me diese su nombre, si es que lo hacía, querría preguntarle porque tanto interés en esta zona ~ Perdona por ser curioso, pero... La información que estás buscando, ¿Con qué está relacionado exactamente? ~ Dijo sin más mirando al frente, se le hacía muy pesado mantener la cabeza completamente levantada para ni si quiera poder mirarle bien a los ojos. Pero lo que no sabían ni Kazama, ni el grandullón, era que a los que el peliblanco dejó escapar, trabajaban para un hombre que tenía un buen contacto en la marina, de modo que no dudaron en contactar rápido con la misma para tratar de pararle los pies en realidad al gigante de pelo aparentemente esponjoso y sombrero extravagante. Eran los infortunios de la vida que metiesen al espadachín en el embrollo también... Y estos marines no iban a tardar en encontrarlos si fuesen muchos los que les estuvieran buscando a esta pareja tan curiosa.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: La Noche de las bestias (Pasado con Kazama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.