Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Invitado el Jue Dic 29, 2016 12:24 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Orange.
Mediodía - Soleado.

-Estúpido mar- se quejaba el de cabellos blancos tras haberse perdido por un par de días en altamar completamente solo, su anterior “tripulación” le había abandonado, aunque no podía culparlos, la mayoría de ellos no eran combatientes sino civiles enfadados por alguna cosa en particular, ya fuera por la muerte de un familiar a manos de revolucionarios o piratas o por la desaparición de alguno supuestamente a manos del gobierno, como fuere, ninguno de ellos estaba dispuesto a morir por la causa y con ello tuvo que abandonarles en la última isla que visitó. Ahí, Eden se enteró que los nakamas del reconocido criminal Barbamoco estaban aparentemente en las islas Organ, una buena oportunidad para frenar a unos cuantos malandrines que causaban ya suficientes problemas, el oro no era para él un aliciente, sino saber que Orange -el lugar en donde ahora estaba- se encontraba desprotegido ante la cruel sombra de aquellos individuos que seguramente habían escogido la isla por su escaza presencia justiciera, pero ya se encargaría a ser posible de darles una lección y quién sabe, quizás incluso de sacarles la ubicación de su líder para detenerlo de una vez por todas.

Para su sorpresa, parecía ser el único “cazador” que estaba tras la pista de aquellos chicos, era probable que los otros estuviesen asustados pues era bien sabido lo que les deparaba a los que “osaban” retar a Capone -ya que este era el jefe máximo- o bien, porque otros más poderosos decidían que las recompensas de la Grand Line eran más jugosas. El mismo Silverman en más de una ocasión se había planteado abandonar los Blues para dirigirse a la gran línea y buscar a los supernova más problemáticos, pero la idea de momento estaba en segundo plano debido a la amenaza que suponía Capone, no podía simplemente ignorar sus atrocidades y mucho menos a los civiles.

Para su desgracia, pese a que muchos le consideraban un cazador, él netamente era un ciudadano que buscaba cumplir su deber, por ende, no poseía aptitudes de rastreo como la mayoría de aquellos hombres, además, desconocía la isla, de modo que estaba parado en medio de una búsqueda. Rascó así su cabeza y se encogió de hombros acernadose a un puesto de fruta para preguntarle a una señora que estaba por allí vendiendo, pero la misma apenas escuchar el nombre de barbamoco negó rotundamente y le corrió del puesto, era viable que estuviesen siendo intimidados por los piratejos para no decir ni una palabra, así que su reacción le resultó bastante usual. -¿Y ahora qué hago?- se planteó mirando al cielo y andando hasta sentarse en una jardinera bajo la tierna sombra de un árbol, allí sacó una caja de cigarrillos y encendió uno dedicándose a fumar, en todo caso si no lograba dar con aquellos tipos al menos podría disfrutar de un buen día, últimamente le resultaba extraño estar tan tranquilo, no le gustaba de hecho, porque eso le recordaba a Mat…y lo que menos necesitaba ahora era enfurecerse por eso.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo


Re: Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 5:01 pm

La victoria fue asegurada y por el momento no quedaba nada que hacer más que disfrutar y llamar a la marina para recibir la recompensa de aquellas personas, para una sola persona habría sido un buen dinero, pero repartido entre ambos quizás aquello no sería tan jugoso, en cualquier caso, al menos habían hecho su buena labor erradicando la amenaza de las islas Organ. -Claro- no quería volver a aquel callejón así que no opuso resistencia ante la orden de la niña, le dejó ir y se quedó amontonando a los criminales, uno que otro estaba todavía consciente y tuvo que darles un ligero golpe para que estos quedasen fuera de combate.

Encontró algunas cadenas y en otros casos algo de soga y con ello los fue atando hasta que todos estuvieron finalmente inmovilizados, algunos civiles curiosos ya estaban en el lugar husmeando de modo que Eden pidió a algunos que le hicieran favor de encontrar algún marine, pues él no tenía forma de comunicarse con aquellos uniformados. Fue entonces cuando sacó un pequeño mapa de los Blues y comenzó a delinear algunas indicaciones sobre la posible ubicación de Barbamoco, uno de sus objetivos, aunque no era la prioridad real de Silverman, pues ahora más que nunca estaba convencido que sus ambiciones deberían ir enfocadas a la Grand Line, el lugar donde la generación de supernovas ya estaba causando bastantes problemas al mundo entero, pues algunos de ellos, eran bastante violentos y se caracterizaban por constantes agresiones a los civiles.

-Pues ya están todos- le comentó a su compañera sentándose en una caja para esperar a que llegase alguno de los marines -Sabes, al principio pensaba que en realidad era una broma, te vez demasiado pequeña, pero tal parece que no tienes problema con algún enemigo como estos, tal vez deberías pensar ir a la Grand Line, si lo que buscas es dinero allí hay gente que vale más que estos pandilleros- hurgó entre sus ropajes sacando una cantimplora y bebiendo de su contenido, era obviamente agua, pese a ser inmortal todavía requería lo habitual que cualquier humano, es decir, agua y comida. Alguna vez había intentado “morir” de hambre y de sed, pero eso no resultó, de hecho, fue algo desagradable pues, aunque no sufría dolor como tal, sí que la sensación de tener sed era bastante incómoda, sobre todo por la psicología, pensar en beber agua y no hacerlo era un suplicio mental.

Finalmente llegaron al menos cinco marines comandados por un oficial que al ver a todos los criminales se mostró sorprendido, tras acercarse a dialogar con los cazadores este les aseguró su recompensa debido al precio de aquellos ahora cautivos y les pidió que le siguiesen hasta su barco, lugar donde podría entregar la cantidad, al parecer la marina siempre estaba lista para dar recompensas, aunque por supuesto, aquellos, incluso como conjunto, no eran la cosa más valiosa del mundo. -Sabes, fue agradable trabajar contigo, eres un poco gruñona y siempre tienes una cara compungida, pero eso se quita con un laxante, ¿entiendes?- entonces comenzó a reír haciendo que el oficial de la marina se girase para verle de reojo.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 7:59 pm

Ya estaban todos, solo quedaba esperar un poco a que llegara la Marina, efectivamente todo trabajo bien hecho tiene su recompensa…lastimosamente si dividíamos la recompensa entre dos no sería demasiado, pero si lo suficiente como para vivir cómodamente por unos días sin preocupaciones - ¿Ir a la Grand Line? – Básicamente todo el que estaba en los Blues era considerado alguien débil, si quieres mostrar de lo que verdaderamente estas hecho era casi obligatorio ir hacia el Grand Line, muchas veces lo había pensado…no era problemas de recursos o dinero, en cualquier momento podía ir si quisiera.

- No pienso ir hasta que ‘El hombre más famoso de los Blues’ se encuentre tras las rejas. – Un pensamiento claro, no era por cuestiones de justicia solo que sin el famoso Capone en los Blues el nivel de delincuencia bajaría notoriamente y podría ir con total libertad hacia la Grand Line sin tener que preocuparme por más asaltos hacia islas indefensas, pero, primero tenía que encargarme de Barbamoco…¿Dónde se encontraría ahora mismo?.

Después de un rato apareció la Marina para confirmar que nosotros habíamos vencido y capturado al grupo de criminales, y estaban listos para entregarnos nuestra recompensa, solo había que seguirlos hacia el barco  ¿Luego de que nos entreguen la recompensa nos separaremos? Eden también debe su propia meta personal así que supuse que no habría razones para seguir nuestro camino juntos – Estuvo bien trabajar contigo, eres un buen escudo humano. – Respondí fríamente ante su broma, a pesar de que no me gustasen él seguía haciéndolas…ni idea de por qué.

Al llegar al puerto se pudo ver aquel gran barco de la marina donde debía estar nuestra recompensa, también desde aquí logre fijarme en mi barco - ¿Hacia dónde irás después de recibir la recompensa? – Me detuve un momento para ver el mar y luego proseguí para alcanzar el paso de aquellos ¿A que vino mi pregunta? No sé si fue por curiosidad o por el impulso del momento, solo salió de mi boca repentinamente,  cosas de la vida.

Entonces el Oficial de la Marina al estar enfrente de su barco nos dijo que esperásemos abajo mientras él buscaba el dinero que merecíamos por nuestra noble hazaña – Ujum, sí. – De no ser por Eden más de uno de esos criminales hubiera terminado de la peor manera posible y yo completamente bañada de sangre, realmente me tuve que contener con el hecho de no usar mis habilidades al completo por miedo de asesinar a alguien, buah, supongo que con los piratas famosos de la Grand Line no me tengo que contener demasiado ¿Ellos serán tan fuertes como dicen? Algún día lo comprobaría.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 9:57 pm

Era momento de esperar, buscó algún cigarrillo pero ya no tenía ninguno, eso le decepcionó un poco, tampoco tenía sake así que solo quedaba estar allí parado como idiota mientras un par de marines llevaban al interior a los piratas -Buen viaje- el peliblanco elevó su mano despidiéndose de aquellos criminales y esperando que esta vez no pudiesen escapar, más de una ocasión había entregado a un ladronzuelo tan solo para enterarse que había escapado y que le estaba buscando para hacerle trizas, sacarle los ojos y todos los comentarios grotescos que la gente solía hacer cuando juraba venganza eterna a una persona.

La chica le hizo una pregunta que llevaba un par de minutos debatiendo en su cabeza, ¿coincidencia?, probablemente, aunque no por ello le resultó menos extraña, ella no parecía el tipo de chica que se interesaba por el bienestar de los demás, pero bueno, la vida siempre daba una que otra sorpresa y eso era agradable de tanto en tanto. -Lo estuve pensando, estaba dispuesto a perseguir a Barbamoco y sus amigos hasta llegar con Capone- se encogió de hombros y negó suavemente -Pero parece que aquí ya hay gente suficientemente fuerte para solucionar ese problema- lo cual era cierto, no estaba seguro de toda la capacidad de aquella niña, pero ni de lejos le consideraba alguien débil, de hecho, suponía a ojo que ella podía ser capaz de enfrentarse sola al mismo Capone, pues decían que era fuerte…empero, estaban en los Blues, ser fuerte allí no era necesariamente un halago, incluso si no lo pensaba seriamente su negativa a moverse rumbo a la Grand Line como los supernovas u otros piratas famosos le hacía sospechoso, Silverman pensaba entonces que Capone era un pez grande en un estanque pequeño y que solo necesitaba un par de pirañas para acabarle.

-Además, en aquellas aguas dicen que están generando bastantes problemas los piratas y otros criminales- rascó su cabello bostezando, si las historias eran ciertas el baile estaba bastante candente en la Grand Line y ese tipo de asuntos, aunque no entusiasmaban a Eden, sí que le animaban para tratar de poner una solución a tales problemas. Por otro lado, algo le decía que Mat estaba dirigiéndose a esa zona, si quería encontrarlo y encararlo necesitaba trasladarse, los civiles en los Blues estarían bien con la ayuda de aquella niña robot y la marina, pero, ¿quién defendería a los civiles del “paraíso”?.

En ese momento el oficial de la marina regresó con una bolsa de tamaño mediano para cada uno entregándoles así la recompensa y alejándose con un agradecimiento simple, la tarea finalmente estaba culminada y ya solo quedaba seguir su trayecto, no quedaba duda que establecer una alianza con esa niña habría sido algo bueno, pero nuevamente, ella no parecía el tipo de persona que buscaba colaborar o hacer amistad, tal vez como muchos otros cazadores estaba solo enfocada en ganar dinero, a fin de cuentas, eso dijo ella. -Tal vez nos volvamos a ver, quizás en ese momento seas un poco más alta, eso te evitaría algunos problemas- como el ser confundida con una cría, pero eso era otro asunto –¿Tienes un Den-Den Mushi?- era una forma sencilla de comunicarse, si ella tenía alguno quizás podrían mantener contacto incluso en la distancia -Toma- le pasó entonces la clave de su comunicador -Nunca se sabe, un día podrías volverte loca y decir…“ese tipo genial puede que me sea de ayuda”- y con eso simplemente esperó a que ella se despidiese, su barco no estaba lejos pero quería comprar algunas cosas para el viaje.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 01, 2017 10:48 pm

Asi que Eden también había pensado en el hecho de deshacerse de Capone, yo lo hacía mayoritariamente por el hecho del dinero pero él ¿Era un civil con sentido de justicia? ¿no? Era sorprendente ver a que extremos puede llegar un simple civil solo para proteger a alguien más, me guste o no eso era algo digno de elogiar…pero evidentemente me quedé callada, no quise hacer que su ego subiera - ¿De verdad seré suficiente?... – Murmuré en voz baja, principalmente por mi estatura tenía la certeza de que no fui escuchada, todavía no estaba totalmente segura, desconocía en mayor parte los límites de Capone, antes de enfrentarlo tenía que encargarme de los capitanes que formaban la Alianza Roja y conseguir información ellos.

- Ajam…- Dije sin mucho interés respecto a los problemas que se están generando en la Grand Line, era mejor lidiar con un problema a la vez, pero, la verdad tenía un poco interés de lo sucedido en esas aguas, los civiles normalmente decían que por en la Grand Line no solo estaban los piratas…si no también los revolucionarios en sus disputas diarias contra el Gobierno, básicamente muchos problemas para mí – Suerte encargándote de los problemas allá. – Supuse que la decisión final de Eden sería encargarse de los problemas de la Grand Line ¿Un ser inmortal podría conseguirlo? Era mejor creer que sí…si él no lo conseguía hacer entonces sería mi turno, y si un ser inmortal no logra derrotar a unos cuantos supernovas ¿Yo tendría oportunidad?.


¿Soy más fuerte que Eden? Ese pensamiento no logró salir de mi cabeza hasta ver al oficial de la marina regresar con una bolsa de dinero para cada uno, debería dejar de pensar en cosas extrañas...Eden se encuentra en el mismo bando que yo, así que no debe ser un problema por estos momentos, y espero que nunca lo sea – . . . - Me quede en silencio respecto a su broma sobre mi estatura ¿Tanto le costaba no decir eso? A veces no sabía si odiarlo por su comportamiento o respetarlo por su inhumana habilidad en el combate.


Negué con la cabeza a su comentario del Den-Den Mushi pero aun así acepte la clave de su comunicador, ya vendría a ser momento de comprar uno, era como él decía; nunca se sabe cuándo pueda necesitar la ayuda de un escudo humano – Prefería morir antes que pedir tu ayuda. – Era una completa mentira, solo me costaba decirle la verdad, era mejor que él siguiera creyendo que  era una niña engreída en vez de una chiquilla insegura de sí misma – Bueno, gracias por todo. – Con eso último di una pequeña reverencia como era costumbre y me dirigí hacia mi barco que estaba relativamente cerca.


Al subir a esté voltee para darle una última mirada a Eden…al final no supe la razón de su inmortalidad/invulnerabilidad, pero eso ya lo dejaría para otro día. Entré a mi habitación sin mucho más que hacer, deje la bolsa de dinero en el suelo y me destranforme, pasaron unos segundos y ya había regresado mi cuerpo normal…ahora me sentía más humana, observé el atardecer por la ventana ¿Qué haría ahora? La única solución que paso por mi mente fue dormir, ya mañana me pondría rumbo a continuar con mi misión.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras la pista de Barbamoco [Alysa Rowling].

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.