Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Infortunios que arruinan el día // Priv. Eden O. Silverman // Pasado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Infortunios que arruinan el día // Priv. Eden O. Silverman // Pasado

Mensaje por Invitado el Miér Dic 28, 2016 9:56 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El sol llenaba el día y sus rayos la cubierta del pequeño barco en el que iba la pirata quien estaba sentada en una silla de madera al pie del timón, inclinada hacia atrás en la silla y con los pies sobre la madera que guiaba el barco y una botella de agua ardiente en la mano. Aquellas épocas le encantaban ya que todo para ella era paz y tranquilidad (en la mayoría de las ocasiones). Aunque la verdad era que se maldecía constantemente por el hecho de haber comido aquella maldita fruta del diablo, desde hacía años que ya no podía entrar al agua y eso era algo que había aprendido por las malas “De todas formas… no es que lo extrañe tanto” se decía, mintiéndose a sí misma para poder dejar de pensar en sus ganas de saltar al mar.
La mujer soltó un suspiro y se puso de pie, aún con la botella en la mano; cambió el curso de su nave hacia la isla que se vio más cercana, como un punto negro a la distancia a lo largo del mar, se llevó la botella a la boca y dio un gran trago; generalmente, May no tomaba hasta ponerse completamente fuera de sí, solo cuando se le antojaba o le invitaban a un trago, pero eran muy raras las ultimas ocasiones y más seguidas las primeras.

No tardó mucho en llegar a una distancia considerable de la isla como para darse cuenta de que se trataba de Dawn, una sonrisa casi sarcástica se hizo presente en su rostro, pues como olvidar sus pasadas por aquella isla, la primera que había visitado cuando por fin tuvo la oportunidad de recorrer el mundo sola y de ver lo peligrosa y negra pero también las maravillas que le ofrecía. 
Al llegar allí, simplemente amarró el barco amarrado al muelle y le tiró una moneda al barquero para que lo atuviera allí. Con espada a la cintura, manos en los bolsillos del pantalon y el sol sobre su cabeza, caminó directo al centro de la ciudad, buscando sin duda un bar, lo cual no tardó en encontrar. May siempre recordaba todos los lugares a los que iba y los recuerdos de Dawn llegaban a su mente para decirle que calles tomar, la ciudad no era muy bulliciosa, pero tampoco calmada, podías ver marines y demás patrullando las calles, pero eso a la pirata le importaba poco, si surgía algo, ya vería como apañárselas sola después.

Era por la tarde, poco después del mediodía cuando la pirata por fin se dio el lujo de entrar a una taberna, abrió las puertas de la misma como si estuviera en su casa y solo fue a sentarse en una de las mesas al final de la taberna, levantó un brazo en cuanto se sentó haciéndole una seña al mozo que llevaba y traía los jarros de cerveza para que fuera con ella.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo


Re: Infortunios que arruinan el día // Priv. Eden O. Silverman // Pasado

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2017 1:46 am

De buenas a primeras, Eden tenia razón, nunca se perdía nada, siempre se terminaba ganando algo, para bien o para mal aunque bueno, a sus ojos todo tenía carácter cuantitativo incluso ella tenía carácter de esa índole, se cobraba un  precio por su cabeza, fuera viva o muerta, pero eso poco le importaba ya que no era como si se fuera a dejar atrapar tan fácilmente. 
Sobre todas las cosas, Eden era bastante sospechoso, pero May prefirió no hacer ningún comentario a su literalmente “Alto, hermoso y carismático”, que si tenía razón, el chico no estaba del todo mal, pues antes May lo había escrutado de pie a cabeza como para decir que tenía todo firme, pero después de todo no era su estilo. La chica sonrió de medio lado al escucharlo decir aquello, sin embargo, pero no estaba preocupada por lo sospechoso que podría ser Eden en sí mismo, sino porque había demasiados oficiales en el área y se suponía que Goa era una isla fuera del patrullar de la marina.

En cuanto vio a aquellos marines dirigirse a ellos, bajó el semblante un poco, preparada para cualquier cosa ¿Cómo era que no se había puesto alerta antes? “Maldita sea… una no puede ir tranquila a ningún lugar ya” y era verdad 45 millones era poco, pero lo suficiente para ser conocida por lo menos en los Blues, May chasqueó la lengua un poco en su mente cuando por fin aquellos hombres estuvieron frente a frente del albino y de ella y en cuanto comenzaron a preguntar y ponerse a hablar con Eden, ella aprovechó la oportunidad “Lo siento Eden… suerte…” dijo en su mente mientras que sigilosamente se escabullía de la atención de los presentes por detrás del albino y corría hacia la dirección contraria, tratando de escapar.

¡Ey! Es una de ellos ¡atrapenla! — se escuchó entre desde atrás de ella mientras que corría por la calle, surcando personas; no era su intención hacer todo aquel alboroto, no tan temprano; las personas chillaban a las advertencias de la marina "Agarrenla" vociferaban, pero nunca había creído que sería retenida allí por nada, sin embargo, no le importó, siguió corriendo y tratando… solo tratando de no matar a nadie en el camino, pero ello le fue imposible. Pues el sol estaba en su punto más alto. Mientras que corría a todo lo que daban sus piernas cuesta abajo hacia el muelle, llegó a pisar la sombra de varios marines, arrancándoselas vilmente y dejándolos inertes a su paso mientras que sus sombras se evaporaban. Definitivamente no iba a quedarse allí mucho tiempo.

Se paró en seco entonces mientras corría, pues encontró la perfecta oportunidad para bajar de una manera más rápida. “Parqueada” en la esquina de una de las cuadras de bajada había una carreta que se detenía por dos piedras frente a las ruedas, May aprovechó esta perfecta oportunidad, para tirar los cajones de un carromato que cruzaba la calle en su momento, poniéndoselas como obstáculos a los marines que la perseguían y gritaban atrocidades a viva voz, además que con un quinto de tino le disparaban a las piernas sin dar ni una sola vez. Teniendo ya bastante ventaja, de un saltó cayó justo en la carreta haciendo que esta brincara un poco y por puro impulso, sobre pasara las piedras que tenia como sujetador para que no se fuera "volando". 

May tenía una sonrisa en la cara, después de todo aquel día había sido divertido, hacia bastante que no la perseguían soldados de la marina —¡Adios mis pequeñines! — gritó desde la carreta, yendo como un cohete cuesta abajo y obligando a las personas a tirarse a un lado de la calle para dejarla pasar. Así no tardó mucho en llegar al muelle y subir a su barco para poder salir de allí, aunque no le cabía duda que la perseguirían después. Y bueno, con respecto a Eden… ya lo vería luego… o tal vez nunca.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Infortunios que arruinan el día // Priv. Eden O. Silverman // Pasado

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2017 11:52 am

La gente comenzó a correr y gritar, los marines a vociferar ordenes e incluso a comunicarse por los Den-Den Mushi, en tanto aquellos que estaban al lado de Eden simplemente le empujaron haciéndole caer en un bote de basura para abrirse paso e ir tras May, aparentemente la causante de todo. -Puta vida, siempre me pasan cosas así- se intentó levantar pero al parecer el bote de basura se había atorado con su trasero, así que tuvo que ponerse en pie y luego con algo de esfuerzo liberarse para comenzar a correr, aunque el tumulto le dificultaba bastante avanzar con la velocidad que habría querido, todo esto hasta que llegó a una zona donde los cuerpos de un par de marines se encontraban inertes, algunos compañeros intentaban reanimarlos pues ellos no parecían estar heridos pero algunos ya gritaban que estaban muertos, ¿lo había hecho la chica?, era la única explicación posible, al parecer era una mujer peligrosa, ahora lamentaba no haberlo sabido, podría haber prevenido todo aquel desastre.

-Parece que siempre he de toparme con esta clase de riesgos- murmuró observando los tejados y de un salto se colocó en una casa de tres plantas avanzando así por los mismos hasta llegar a especie de torre desde donde pudo ver el puerto e identificar a la mujer, ella ya estaba fuera de peligro, había burlado a la marina aunque provocó algunos destrozos en su camino, incluso se podían ver algunos civiles heridos, no de gravedad, pero ya era algo distinto poner en riesgo a la población común, matar marines por supuesto no estaba del todo bien, suponiendo que no eran de esos locos que buscaban descuartizar sin motivo, empero, arriesgar la vida de niños era cosa distinta, aquello no le agradaba a Silverman, pero aparentemente para la mayoría de piratas no importaba mucho.

Cerró sus ojos y pensó que le sería sencillo alcanzar el barco donde estaba viajando la chica, las distancias no representaban tampoco mucho para él, sin embargo, no era el momento de hacerlo, su maestro siempre le comentaba que a veces uno debía entender que existían tiempos para todo, en aquellos instantes algo le decía que no era la ocasión de encarar a la criminal. Así, bajó al suelo cayendo con gracilidad notando todavía el alboroto, por su lado simplemente avanzó hasta un enorme cartelón de noticias de la misma marina y el gobierno ubicando con ello un cartel en especial y arrancándolo para mirarlo con firmeza -Así que May Ragnak, pensaba que era un seudónimo- quizás lo era, pero era dudoso, si algo tenían los criminales era ese gusto por ser reconocidos por su nombre real o un apodo que apreciaban.

El chico guardó el cartel en sus ropas y avanzó hasta el puerto, una vez allí dialogó con algunos marineros que habían visto a la chica escapar, les preguntó si conocían algo más de ella pero solo obtuvo respuestas negativas, agradeció y subió a su barco, ¿la iba a perseguir?, no, igual que antes no era el tiempo, tarde o temprano todo criminal comete los mismos errores, solo debía asegurarse de encontrarla la próxima vez que ella cometiese un error y con eso sería suficiente.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Infortunios que arruinan el día // Priv. Eden O. Silverman // Pasado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.