Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Starting the good deeds. The beginning [TS]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Starting the good deeds. The beginning [TS]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 06, 2017 6:05 pm

Habían muchas cosas que hacer como vicealmirante. De pronto, la pequeña muchacha que venía de Swallow en búsqueda de venganza, se convirtió en uno de los casi-líderes de la Marina, un cuerpo del cual ni siquiera había oído anteriormente. Los papeleos y las misiones se apliaban en un palmarés que pronto la llevarían a convertirse en Almirante, puesto que por este entonces la rubia ni siquiera deseaba. Además, la creación del escuadrón dorado, un grupo de marines que estaban bajo sus órdenes y hacían diferentes misiones, había traído una responsabilidad extra. Debido a su comportamiento, cuidar de aquellas personas era una obligación. Conversaciones por el den den mushi, faxes, y todo lo que podía para asegurarse que los marines estaban en buen estado. Pero eso no era todo, incluso había conseguido una vivre-card para los dos que iban a encontrarse en Swallow por primera vez. No podía estar siempre con la duda si aún estarían viviendo, ni estar mandando den den mushi´s cada dos por tres. Había dejado claro que, los dos nuevos integrantes, debían presentarse en Swallow para esta misión. ¿Lo iban a hacer? A saber. Sabía que sus dos amigos, Tic Tac y Lance, habían reunido más hombres para la tripulación, cosa que en parte era bueno, aunque por otro lado, traía la envidia de muchos dentro de la Marina.

Y es que imaginense. Una civil que subió a vicealmirante de golpe, y el mismo día forma una tripulación que ahora era una de las más habladas dentro del cuerpo de los marines. Por no decir que su ejercito, Golden Legion, se estaba extendiendo cada vez más. ¿Cómo no iban hasta sospechar? Aún así, entre las distintas misiones, ir y venir de la Grand Line y futuramente New World, le era casi imposible estar con su grupo, más que por medio de las comunicaciones. Había despedido al ciborg y a Lance anteriormente en Marineford, y, desde entonces, no les había vuelto a ver. Pero según ella, estaban haciendo un buen trabajo. Ahí donde ella no podía acudir, ellos estaban yendo. Habían intentado cubrir el máximo número de misiones de los cuatro gigantes, y eso era algo bueno. Tenía grandes planes para ellos, aunque ella no estaría físicamente ahí, los chicos iban a tener siempre una misión la cual ocupar, y es que no por nada era una vicealmirante. Pero es que los cuatro azules ya eran muy pequeñas para sus chicos, los cuales pensaba que se estaban fortaleciendo cada día más. Su plan era claro: después de la isla Gyojin, ellos viajarían a la Grand Line. Seguramente eso era lo que deseaban, y es que el paraíso tenía una afluencia de piratas bastante mayor, por lo cual estar ahí traería aún más misiones, cada cual más interesante.

El buque de la marina se estaba acercando a la isla Golondrina, una isla llena de bosque, sin ninguna localización, que en la próxima semana sufriría grandes cambios. Desde hoy en adelante, el buque con aproximadamente veinte marines, y los otros dos que estaba esperando ver ya ahí, iban a hacer desde un pequeño puerto para un fácil acceso a la isla, como una casa que sería suficiente para albergar a varios niños abandonados. Tenía una idea general del sitio, pero primero tendrían que ponerse manos a la obra. Los veinte marineros que la acompañaban, pertenecía a su propio ejército, así que estaban como entre amigos. Una particularidad de los marines que estaban bajo su mando era que todos eran jóvenes promesas del futuro, marineros que casi nunca superaban los veinticinco, y muchos de ellos no llevaban demasiado dentro de las filas del cuerpo de justicia. Por los ideales de la rubia, tampoco eran del tipo justicia absoluta, aunque obviamente todo aquello era hablar de la mayoría. Se preguntaba como serían Sandro y Touyu. Había entendido que ambos eran bastante jóvenes, así que estaba curiosa. El gran barco tocó la isla al amanecer.

El día recién había empezado, y los marineros estaban tirando el ancla y mirando los alrededores. Swallow era un paraíso de materiales, así que construír solo sería cuestión de tiempo.
- Barred cada centímetro de esta isla e instalad un cuartel provisorio. Nadie se moverá de acá hasta que terminemos de construirlo todo. Empezaremos por el puerto, e iremos acercándonos a la localización. Cualquier intruso que se halle actualmente acá, se le tomará prisionero y se le usará como burro de carga. Ojalá y lo haya. - suspiró un poco. Iba a ser un día muy largo. Los jóvenes asintieron y empezaron a descargar del barco. Varios se estaban separado para salir en la búsqueda de intrusos. - Oye, oye. ¿No creerán ir por cuenta propia no? ¿Y si se encuentran algo peligroso? Al menos parejas o grupo de tres. - su kimono negro se movía con el viento mañanero. Las aguas eran calmadas, y no parecía haber ningún barco zarpado a ese lado de la isla, quizás sus chicos habían zarpado al otro lado. - Es posible que hayan dos marines de nuestro ejercito en algún sitio de acá. Tengan cuidado. - Estaba ya acostumbrada a las diferentes trampas de los criminales, así que quién sabría lo que se podían encontrar. Aún así, la vicealmirante empezó a caminar ahí donde había pasado su gran parte de su vida. Estaba no sentirse demasiado triste al llegar a ese sitio después de casi un año. Esperaba que sus heridas se hubiesen cerrado.

Touyu y Aoken:
Este es un tema que narrará una semana onrol. Los tiempos los controlaré yo, es decir después de un par o tres de turnos, haré pasar un día, y otro y otro. Etc. Me gustaría que ustedes narren como llegan juntos, desde el evento en el que están ahora, que pasa a ser pasado por el TS. Ustedes zarparán al otro lado de la isla, por lo cual yo no puedo ver su barco por ahora. Están viajando solos, en el velero que había puesto a la disposición de la tripulación anteriormente. Me gustaría que en vuestro primer tema narren vuestra llegada a la isla y como se encuentran a unos criminales de nivel bajo y los esposan. así pues, nos encontramos a medias. Osean me ven deambulando por el bosque. Solo voy vestida con un kimono negro, así que supongo que podrían pensar que estoy con ellos. XD
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Starting the good deeds. The beginning [TS]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 11, 2017 2:30 pm

Al final me decidí, unirme a la tripulación en la que estaba Tic Tac solo por él quizás era un poco... no sabía exactamente que palabra, pero si tuviera que buscar alguna, supongo que hubiera sido interesado. Y ese día me iba a encontrar con la jefa, y alguien mas venía conmigo también. Pero nada de eso me importaba, lo que me interesaba de verdad era que podría ir a mi isla natal gratis y sin pagar ni nada. La isla en teoría era tranquila, y llena de paz, por lo que no solo era un buen lugar para ir... también para entrenar. No solo eso, al ser mi isla natal sabía algunos atajos y podría escabullirme perfectamente, o eso esperaba.

Quizás lo único malo sería que a lo mejor recordaría a mis padres y a la golondrina... ladeé la cabeza de un lado a otro, prefería relajarme y centrarme en cosas mas importantes. -Me pregunto si encontraré a Tic Tac...- Dije en voz alta mientras viajaba con ese chico en ese velero. Mis ganas de saltar al agua y ponerme a nadar hasta la isla... agh, ¿aun no llegábamos? Daba igual, mientras estuviera en el velero y sin nadie mas iría sin el uniforme de la marina, no me gustaba mucho pero si era para trabajar podía aguantarme.

En el camino a la isla, observé un barco, no era de la marina y era demasiado pequeño como para pertenecer a alguna embarcación de esas que transportaban alimentos y esas cosas. -Mejor desembarquemos en otra zona...- Dije para ponernos rumbo a una pequeña costa algo cercana a esa otra, pero sin llegar a estar muy cerca por lo que podría evitar algunos problemas. Suspiré mientras me ponía el uniforme de la marina y desembarcábamos en la isla.

-Por cierto, no te preocupes, conozco esta isla ya que nací en esta, pero lo que me interesa ahora es saber de quien es ese barco...- Dije con una sonrisa mientras empezaba a adentrarme al bosque, solo para llegar hasta donde estaba la otra costa en la que había visto ese barco. No llegué a salir del bosque, por lo que estaba escondido detrás de unos arbustos viendo a tres personas hablar sobre algo. Dijeron algo sobre unos robos cometidos por ellos mismos... en serio... ¿eran tan tontos como para hablar de estas cosas? Daba igual, por lo que escuchaba y viendo sus armas... parecía confirmarlo... eran criminales que tenían que ser arrestados.

No me importaba que hicieran mientras no hicieran nada a la isla... pero verlos patear a esa golondrina porque si... saco lo peor de mí. -Iba a dejarlos marchar si no causaban problemas... pero veo que va a ser un no no.- Dije mientras salía de los arbustos y me acercaba a uno de los hombres por detrás golpeando su cuello con la vaina de la espada para luego golpear su nariz y seguidamente su entrepierna. -Vale, vosotros tres estaís arrestados... y en el peor de los casos alguno morirá.- Sonreí haciéndole una señal al chico que me acompañaba para que saliera... teníamos desventaja... pero eso no quería decir que eso estuviera perdido.

Uno de los hombres quiso golpearme con su puño en la cara, solo di un paso hacia el lado, eran mas lentos de lo que pensaba pero por mi perfecto. Golpeé al chico en la boca de su esternón con la empuñadura para dejarle sin respiración, y justo cuando uno me intentó apuñalar, desenvainé la espada para atravesar su cuello antes. -Mira que avise... y no se me puede decir nada, porque fue en defensa propia, ¿verdad?- Sonreí mientras observaba al hombre ahora muerto... saqué mi espada, y esposé a los dos que quedaban. Al final acabe ensuciando la isla un poco... pero no soporté que pateasen a esa golondrina.

-Pasa un poco de la hora que se había acordado... quizás decidieron desembarcar en otra costa de la isla... sígueme, llevaremos a estos dos, no hay ninguna necesidad por preocuparse del cadáver que he dejado... al menos no por ahora.- Sonreí empezando a caminar por el bosque, sin prisa y sonriendo, el lugar no había cambiado nada desde la última vez. Entonces vi como una rubia se acercaba a nuestra posición... llevaba un kimono negro, pero no sabía si era aliado o enemigo. Sonreí llevando una mano a mi espada por si acaso tenía que pelear contra ella. -Ese kimono te sienta muy bien... pero ahora mismo tengo algo de prisa... ¿le importaría dejarme pasar?- Sonreí, si podía evitar cualquier pelea mejor que mejor aunque no sabía que opinaría mi acompañante.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.