Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

(Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 25, 2017 3:42 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Los claroscuros son habituales al atardecer entre las callejuelas del barrio portuario del reino de Goa. La luz se filtra entre los edificios o se ve reflejada en los tejados causando que todo tome un tono ligeramente anaranjado con el anochecer. Entre los que ciruculan por sus calles se encuentra Kaelia, quien camina con calma pero atenta al peligro, como es habitual para ella. Ser pequeña tiene sus ventajas: te tratan bien, consigues descuentos de gente concreta y te subestiman. Por otra parte... La gente suele pensar que eres un blanco fácil así que a veces llamas la atención más de lo que te gustaría, piensa ella según busca algún lugar donde pasar la noche.

El paseo la lleva a una taberna gris, tanto en ambiente como en color, a la que se accede por un callejón sin salida. Al entrar nota el hedor a tabaco, alcohol y sudor de hombres que, probablemente, llevan sentados en el mismo sitio desde mediodía. De no ser por que está acostumbrada por haber trabajado tanto tiempo en un bar ahora mismo estaría vomitando, seguramente. Se sienta en la barra y pide un tequila.

- ¡Jajajaja! Anda niña, no me...

La mirada que el hombre recibe podría cortar el acero. Kaelia coloca sobre la barra un puñal y una moneda dejando claro el mensaje así como las opciones. Con media sonrisa, el gordo calvo sirve un caballito de tequila. Ella lo toma con presteza y sin inmutarse. El líquido baja por su garganta quemando todo el camino hacia el estómago como si le hubiesen prendido fuego pero ciertamente no es algo a lo que no esté habituada. Acto seguido contempla en derredor buscando miradas lascivas que designen a su siguiente presa... O al menos a algún personaje interesante.


Última edición por Kaelia Nezaros el Miér Mar 01, 2017 7:56 am, editado 1 vez
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo


Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 07, 2017 12:02 pm

Tras haber dicho lo que pensaba los otros dos empezaron a hablar. Sobre cosas que realmente no me importaban pero sabía algo. -Conozco a ese hombre, es el que huele a pasta italiana, ¿no?- O a lo mejor no era ni él, pero era difícil que no conociera a alguien de esta isla. Al fin y al cabo, mi odio era tan grande que había grabado todos los rostros de cada uno de la isla. Y si decía la verdad, ese bar... fue uno de los lugares en los que solía robar a veces y mas de una vez usaba los callejones del mismo distrito para mis asesinatos. Parece que alguien hizo sus deberes hoy. Si, era cierto, creía que poca gente conocería sobre los tres capos y esas cosas, pero mejor para mí si era así.

Nos está utilizando... merecería una lección. Así es, si quiere que queme el bar solo tendrá que esforzarse más. -Estaré algo loco... pero se cuando intentan utilizarme y cuando no...- Dije con una sonrisa de superioridad sin llegar a decir si acabaría quemando el bar o no. No por algo nos hemos criado en esta mierda de isla, sabemos bien que nunca hay que confiar en los demás. En ningún momento quité mi sonrisa, aunque tenía una caja de cerillas por si me daba por incendiar el bar.

-Soy yo... ¿o nadie te ha preguntado por tu nombre?- Volví a hablar, sin dejar esa sonrisa de superioridad a la vez que empezaba a irme de ese callejón pensando en como divertirme a costa de estos. La niña dijo algo que me hizo aguantarme la risa. ¿Acaso nos está dando permiso para algo que solemos hacer? Si, eso parece... necesitamos enseñarle una lección a esa niña... pero cuando acabemos con esto. Luego le enseñaremos porque no hay que jugar nunca con fuego...

Entre al bar desenvainando la espada y apuñalando al primer cliente que vi por detrás justamente en el cuello. Era mas efectivo para lograr que muriese alguien. -Hoooola, ¿me recordaís?- Dije con un rostro que parecía el de un loco... espera, si ya estaba loco. Mátalos a todos, no dejes ni un solo cliente vivo. Era lo que pensaba hacer, no hacía falta que esa voz me lo dijera de nuevo. Saqué mi espada del cuerpo aquel sin vida ahora en el suelo y manchando parte de este con la sangre, al igual que mi espada, aunque con el filo rojo apenas se notaba. -¿Quien quiere ser el siguiente?- Me estaba divirtiendo... un poco... podría matar a tantos como quisiera, ¿que mas podía pedir?
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 12, 2017 3:49 pm

Comenzar todo aquel apogeo seria un gran espectáculo, teniendo de mi parte la chica meticulosa y al engreído aquel solo podría salir mal cuando alguno de los tres intentase traicionar a los demás, no decía que fuese yo el que lanzase la primera piedra pero nada me aseguraba que saldría bien todo aquello. Escuchando las palabras del rubio solo pude chasquear los dientes, sin darle mucha importancia más de la que quería auto darse. – Me da igual. Solo recuérdenlo. – Conteste desafiante a su pregunta, ya que pronto o incluso dentro de mucho tiempo aseguraba que mi nombre sería de temer. Al entrar a aquel bar nuevamente, fue el rubio quien inicio el espectáculo de la noche con la primera muerte, consecutivamente seguí yo al moverme a gran velocidad por el bar, cruzando desde la entrada hasta el cantinero y de un salto cruce la barra para aterrizar en el pecho del soplón. – La muerte es lo que merece escoria como tú. – Sentencia, justo al sacar mi katana y clavarla en el centro de su pecho, moviéndola con fuerza directo hacia su corazón.

Ya no había quien diese aviso a los maleantes que resguardaban la seguridad del bar, solo estorbarán los civiles que se opusieran a morir y los gritos de agonía y dolor serían los únicos que alertarían a los hombres armados del segundo piso. Aquel bar estaba constituido por un edificio de dos pisos aparte del base, siendo el bar, el siguiente los cuartos de prostíbulos y el último donde reguardaban la caja fuerte y las escaleras que darían al techo del edificio. Me levante cuan rápido pude para así hacer dos estocadas directo a la garganta de los civiles más cercanos, no me importaba siquiera la vida de mierda como la que ahí se reunía, tan solo me importaba el dinero que podría sacar al final de esto. – Rubio de mierda, deja de jugar y muévete. – El tiempo era un factor que jugaba en nuestra contra y dejarlo claro era lo único que no hice, hasta ahora.

Apoye mi mano derecha sobre la barra y de un salto cruce la misma, moviéndome tan rápido como pude para así hacer un corte diagonal en otro civil, protegiéndome con la misma espada de un espadachín furioso. Sostenía ahora la katana con ambas manos y con fuerza doblegue el ataque del otro, creando así el hueco necesario para realizar un corte en sus piernas y luego atravesar su garganta con la punta de mi katana. – Cae. – La mirada carmesí y deseosa de muerte terminaba por enrojecerse cada vez más, justo como si el robar las vidas de estos inútiles alimentase el fuego de mi alma. Continué así, asesinando a una prostituta y luego a otro imbécil cuya grasa corporal solo entorpecía su huida.

Las vidas de aquel piso se desvanecían  más rápido de lo que tardaban en ser concebidas, sin remordimiento alguno mataba a quien se me interpusiera en mi camino, mereciese la muerte o no todos serían asesinados por el filo de mi arma, pues estaban en mi camino. Luego cuando un segundo armado intento dispararme a quemarropa, instintivamente  golpee su arma con la zona sin filo de mi katana y realice un corte a su mano. – Tú vives. – Le dije, por mi parte le dejaría vivo más no aseguraba que realmente viviría, aunque sería útil que una escoria como esta fuese la que divulgase lo temario que podríamos ser. Alce mi vista hacia el rubio y le hice una seña con mi cabeza, las escaleras estaban libres y la música aún sonaba así que teníamos algo de factor sorpresa para arremeter en contra de los siguientes pisos.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 13, 2017 9:53 am

Una vez la estampida se ha llevado a cabo y solo quedan unos pocos "valientes" que deciden oponer resistencia, la joven entra con calma, ignorando por completo a los demás, busca el dinero, se lo guarda y comienza a acomodar unos barriles aquí y allá dejando que parte de sus contenidos se desparramen por toda la taberna. Lleva un par afuera y les prende fuego, uno en la entrada principal y otro en la trasera. Acto seguido, comienza a volar para contemplar el espectáculo desde arriba.

Sentada en el techo de en frente, observa cómo las llamas lamen la madera. Pronto, el fuego se extiende al interior, las barricas explotan con fuerte estruendo mientras espera a ver si alguno de sus compañeros alcanza a salir con vida. Saca una paleta que guardaba en su mochila para comenzar a lamerla, atenta a todo, lista para salir volando tan pronto como sienta cualquier tipo de presencia. El plan había salido exactamente como lo planeaba. Había iniciado una guerra entre mafias, una de la que culparían a dos criminales sanguinarios que no merecían ningún tipo de misericordia. "Me pregunto si no debí hacerme cazadora. Al fin y al cabo, lo que más disfruto es acabar con los corruptos y los pervertidos... Nah, es más divertido ser de la armada, además, así tengo objetivos claros y no he de ir por ahí buscando cabezas que cazar. Es mucho más cómodo así."

Sus piernas comienzan a balancearse sobre la cornisa mientras sigue consumiendo el dulce. Luego, se deja caer alzando el vuelo para contemplar desde una mayor altura lo que ocurre abajo. Pronto llegarán los bomberos, marines acordonarán la zona y, bueno, veremos qué ocurre. El olor de alcohol ardiendo se eleva junto al de la madera y la carne quemada. El humo comienza a hacer imposible permanecer en el aire muy cerca así que toma todavía más distancia.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 15, 2017 1:15 pm

Rubio de mierda, déjate de jugar y muévete... fueron suficientes palabras, como para acabar rompiendo la alianza que tenía con esos dos. Nosotros nos largamos del lugar. Si, no teníamos porque aguantar al melenas ese y tampoco queríamos tener wanted por el momento. Y a parte... la niña... hacia tiempo que la había perdido de vista, pero aún así, salí por la puerta trasera cuando vi que no había nadie que me obstaculizara el paso. Sin embargo, no pude ya que algo bloqueaba estas, fue entonces, que salí por la primera ventana que vi tirándome por esta. Al final solo matamos a uno nosotros, era una pena, pero si a parte de usarme también me insultaba, pasaba de ese hombre completamente.

Lo siguiente no me sorprendió mucho, pues la taberna empezó a arder, estaba claro porque no pude abrir la puerta trasera antes, querían atraparnos como ratas y quemarnos vivos. Mientras, intentaba localizar al o a la responsable de aquello, hasta que la vi. Ahí, volando estaba la niña, a lo que solo pude sonreír con malicia. -Si tanto querías quedarte tu sola con el dinero, a mi con vengarme de esa gente me bastaba.- Alcancé a decir mientras la observaba con una sonrisa, los marines llegarían pronto así que sería mejor escapar de ahí, pero me quedaría por el lugar un rato mas, por si a la niña le apetecía bajar y para ver si el melenas salía de la taberna.

Es un buen plan siempre y cuando logremos escapar sin que lleguen a ver nuestro rostro, quizás deberíamos taparlo con alguna prenda de ropa o algo. Quizás, pero era mejor así, no quería que los hombres y las mujeres sufrieran por no poder ver mi rostro, al fin y al cabo, era hermoso y sería una pena no mostrarlo. Ya, al menos no nos pueden decir nada, al fin y al cabo, solo pedimos acompañarlos, en ningún momento dijimos que los íbamos a ayudar. Bueno, puede que si, pero al fin y al cabo, somos criminales y la palabra de un criminal, no siempre es una en la que confiar.

Ahora la cosa era, como hacérmelo para evitar volver a encontrarme con el melenas y evitar que me atacase. Lo había visto actuar en la taberna y estaba claro que era de los que mataban sin dudar, aunque bueno, siempre podía defenderme y parecía que la marina estaba de camino así que cuanto antes huyera, mejor.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 19, 2017 3:01 pm

En cuestión de segundos el fuego se hizo presente y la obstrucción de la única salida visible se palpo gracias al rubio, aquella pequeña había entrado como alma que lleva el diablo y salio con todo el dinero que pudo coger de la taberna. La sorpresa y risa que me causo aquel acto tan veloz seguido del fuego y sin previo aviso encerrarnos aquí… Fue simplemente brillante. Quedarse con la mayor parte de dinero intentando calcinar a sus supuestos aliados, el rubio sin esperar más pude notar como se abalanzaba por una ventana antes de que el fuego continuase creciendo más y más gracias al alcohol esparcido por el suelo y botellas acumuladas, escapar por aquel piso era sin duda un pasaje gratis a muchas quemaduras innecesarias. – En este mar sobrevive el más apto. – Murmuré, manteniendo mi katana en la diestra mientras con la siniestra me apoyaba de las paredes para empezar a subir por aquellas escaleras. Existía la posibilidad de encontrar un botín mayor al que se podría obtener abajo, tenía muy claro que no era el único que lo sabía más los cojones que había que tener para intentarlo era caso aparte.

Así el humo ascendió por las escaleras y empezó a advertir a todo aquel que algo iba mal, sin dudar ni una vez realizaba cortes letales a todo aquel hostil que se interpusiera en mi camino más la agonía de estos sería una muerte lenta sin poder siquiera levantarse. El segundo piso era donde las prostitutas llenaban de placer a todo transeúnte por algo de dinero, encontrándose el botín mayor en la parte superior. Me recosté de una de las paredes mientras caminaba con sigilo, las explosiones estarían por alertar a los guardias de y el ascenso rápido del fuego sería lo que les desconcertaría al salir, siendo ahí cuando aprovecharía a arriesgar todo o nada. Por una de las ventanas del tercer piso pude ver, las personas empezaban a acumularse fuera del edificio y por un momento me pareció ver a la chica, más ya el humo que sobresalía por las ventanas no dejaba distinguir imágenes claras.

La puerta del salón principal de aquel último piso se abrió, saliendo el primer ingenuo ajustando el cinturón del arma a su pantalón más no le dio tiempo de observar mi movimiento cuando ya estaba encima suyo con mi katana clavada en su pecho. – He vuelto. – Sentencie al mirar a los pocos hombres que estaban ahí, ellos sabían quién era yo y viceversa así que las presentaciones estaban de sobras. Rugí al continuar contra el siguiente hombre para así impactar mi katana contra su espada, siendo la fuerza bruta aplicada en mi ataque la que hizo retroceder al mismo, dándome el tiempo necesario para así girarme y esquivar la punta de la lanza que atentaba contra mi pecho, avance y hice un corte en su abdomen lo suficientemente profundo. – Pueden vivir, tienen tiempo. Sino el fuego les alcanzara… – Al pronunciar aquellas palabras se percataron del fuego y corriendo salieron de aquella sala, preferían vivir y chismear al Capo de la isla, que morir sin que este mismo se enterase de su nuevo enemigo.

Corrí hasta la mesa cercana y en un saco deposite todo dinero visible en la mesa, apilando lo poco que me alcanzo a llenar en aquel saco, seguidamente llene un segundo y procedí a salir con ambos sacos de dinero en mis manos. Corriendo hasta las escaleras que me dirigían al balcón note que las puertas estaban abiertas y al subir observe a los anteriores hombres saltando de un edificio a otro, justo como yo había planeado escapar y como pretendía guiar a mis seguidores. Viendo desde el borde del frente del edificio pude notar la inmensa cantidad de gente, buscaban apagar el fuego en vano, ya que el exceso de alcohol que había en la planta baja y en los pisos siguientes solo terminaban por alimentar las llamas. – Huh… - No encontraba palabra para describir lo que sentía y lanzar uno de los dos sacos al aire fue lo único que se me ocurrió para alimentar las llamas, no exactamente las del edificio sino las de las mismas personas acumuladas, pues al caer del cielo tantos billetes y monedas es cuando se demostraría la humanidad la cual carecía la isla. Tomando impulso así corrí hacia el borde derecho del edificio, planeaba saltar el callejón que separaba ambos edificios mismos que era más pequeño que el del lado contrario y así de un gran salto volé por los aires unos segundos con saco en mano. Mi parte del trabajo estaba realizada, mi parte del dinero estaba entre mis manos y tampoco me importaba ganar un poco de fama por un simple edificio en ruinas, tal vez si por una decena de vidas pérdidas o hasta más pero nada grave…

Al caer al otro lado rodé por los suelos y continúe corriendo, ya el resto de edificios seria sencillo moverse por sus balcones al no estar separados como este. Ya para cuando la marina hubiese apagado el fuego e investigado lo que ocurrió, ya me encontraría saliendo de la isla en mi propio barco… Con una botella de ron que me acompañe, claro está.
Nota:
Andorra se aleja de la zona moviendose por los balcones de los edificios. Sin despedidas se marcha como buen gitano.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) Sombras barrocas (Kaelia Nezaros, Andorra Greywolf, Reinhard Ainsworth)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.