Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

¡Prometo no morir! [Watts | Pasado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Prometo no morir! [Watts | Pasado]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 01, 2017 8:12 am


Ilusa inocencia.
Hora: 17:47. | Local de Armas.

La vida en aquella isla era una maldita agonía, dividida en tres clases. La clase alta y poderosa, la media y trabajadora, y por último la clase baja y despreciable. Pertenecer a una de aquellas clases era lo que definía el tipo de vida que tendrías, mismo que no podría cambiar sin importar cuánto dinero tengas o consigas, pues la basura se queda en la basura y la porcelana junto a la porcelana. Desde que me separaron de mi familia, mi forma de ver las cosas cambiaron drásticamente, ignorando el contacto con estas por seguridad de las mismas preferí entonces obedecer al poder que se oponía frente a mí. Pero ahora mis manos estaban manchadas en sangre, ahora no podía redimirme, ahora sabía lo que realmente quería en esta vida.

Cada día gente inocente o maliciosa muere, cada día nacen justicieros o criminales también como perecen ¡Cada día un ideal nuevo intenta hacerse ver entre el resto! Y hoy, mi ideal se opondría a todo el orden natural. Hoy haría una promesa en voz alta y clamaría al mundo lo que realmente quiero, lo que sucederá cuando alcance el poder suficiente y como un nuevo emperador se alzaría. No traería paz, no traería tranquilidad, no traería vida… Tal vez traería guerra y odio, tal vez solo pasaría inadvertido. Lo que realmente haría sería romper el ciclo natural de la vida, nada más destructivo y caótico que ello.

Despoje a mi cabeza de aquel casco protector, así mis rostro ahora era visible para todos, mientras mis pasos marcaban el nuevo sendero el cual seguía. No portaría un arma sucia y sin honor para mí camino, y es por ello que ahora me encontraba en aquel local. En mi rostro se podía ver algún que otro salpique de sangre que ya había coagulado, mientras que la armadura samurái que portaba era de un color carmesí, más no estaba sucia. Al abrir aquella puerta, frente a los ojos del hombre se posaron mil y un armas dignas a portar. Tendría poco tiempo hasta que llegasen a dar alerta, pues desde que entre a la villa fui despojando mi cuerpo de algunas que otros secciones de la armadura que se habían manchado en sangre, como lo fueron los protectores de mis antebrazos y el casco, portando ahora unos guantes negros. Era un hombre flaco y palido el cual atendía el local, el cual ver al pelinegro cruzar aquella puerta se irguió en su asiento para luego levantarse.

“Bienvenido seas… ¿Ves algo de interés?” Comento el hombre, con su tono jovial y amable, dando un pequeño tour con su mano al señalar el local, invitando la vista del pelinegro a seguir aquel zurco y observar de extremo a extremo. Pero finalice mi vista en las katanas, por simple gusto y monotonía anhelaba algo que pudiese ser hostil como a su vez totalmente pacifico. Aquellas armas gozaban de un solo filo, uno que en manos perfectas han de ser tan temerarias, mientras que su otro extremo carecía de filo. Arma digna para alguien con los ideales de un guerrero, justo como lo era y como me forje, pues a pesar de crecer entre tanta mierda nunca me ensucie de ella ¡Sin duda sabía lo que quería y nada cambiaría ello! Así fue que me acerque, a observar las mismas que estaban apiladas en una jarra y otras puestas en especie de altares.

Deslizaba mis dedos por una de estas, sintiéndola y conociendo por primera vez el arma que realmente portaría, buscaba sentir esa especie de conexión de guerrero a su cómplice. Así fue que busque entre tantas hasta parar en una que cautivo mi atención, la sujete entre mis manos y con lentitud la fui sacando de su funda, admirando el perfecto sonido de la fricción que ocasionaba la hoja con la funda. – Esta. – Fue lo único que mencione antes de volver a meter en su funda de nuevo, saque una pequeña bolsa de mi bolsillo y se la lance al flaco. No necesitaba contar, no necesitaba saber cuánto le di o si era el precio más elevado que obtendría por una katana común.

Este agradeció y dijo que estaba a su orden, habiendo contado el dinero supo que este pagaba más de la cuenta. Escuche un ruido fuera, como si mucha gente empezara a reunirse fuera del local, mientras por las pequeñas ventanas del mismo apenas se podía ver a los civiles reunirse ahí y denotar su atención en la marine que se reunía, sosteniendo aquel reloj en su mano pudo notar algo. – Llegaron tarde. – Fue lo único que musito el pelinegro, sin temor ni desespero, tan solo un poco inquieto.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Prometo no morir! [Watts | Pasado]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 01, 2017 9:02 am

Quince o diez minutos antes.
Pradera que conecta al pueblo.


- ¿!Pirata!? - Expresó Watts, un Mink de aspecto reducido y bastante inocente en comparación a los adultos que se encontraban por esa pradera muy agradable por la que caminaban. El cielo estaba ya naranja, la noche muy prontamente caería y aquel pequeño pelotón de 5 marines; cuatro hombres adultos, altos y corpulentos más el pequeño Mink, estaban marchando... o al menos eso creía el pequeño. Uno de ellos, el cual portaba unas gafas y su típica gorra de Marine empuñaba el mango de su cimitarra que estaba muy bien enfundada y asentía ante la interrogante de Litsz, quien se veía fascinado por la idea de que cierto pirata se encontraba en aquel pueblo de Foosha. - Así es, hemos sido notificados de la presencia de un individuo bastante particular... presuntamente es un pirata. - Informó el hombre con gafas. Los ojos de la criatura se abrieron como platos y comenzaron a brillar por la emoción, estaba listo para ello y cerró sus puños para elevar luego uno de ellos y hacer una pose bastante cómica. Uno de sus camaradas se cubrió el rostro por la vergüenza, no podía creer que tuvieran a alguien como él dentro de su destacamento. - No te sobre excites pequeño, recuerda que eres un simple Recluta. Debes estar algo agotado de las tareas hogareñas - Se bufó, demostrando un poco de liderazgo y autonomía, algo común entre las filas de la Marina.

La presencia de aquel sospechoso había sido notificada momentos antes mediante la comunicación por Den-Den, y el grupo marine que estaba más cerca era en el que estaba formando parte Watts quien sugirió a su Oficial a cargo de que apresuraran el paso, el pueblo ya estaba a la vista y no debían tardar.

Los civiles comenzaron a reunirse en un solo punto: Un local que se encargaba de la compra y venta de armas de cualquier tipo. Las madres tomaron a sus hijos entre brazos y los padres de familia dieron un paso adelante demostrando ser capaces de cuidar de ellos. Los viejos comenzaron con los chismes y palabrerías, soltaban un "Quizás es... " o a veces un "... escuché que...". Una mujer dio media vuelta y señaló a los ciudadanos que estaban cerca de la llegada de aquellos miembros de la Marina, los cuales se habían detenido a pocos metros de la conglomeración. El oficial ajustó sus lentes y movió su mano izquierda, comunicándose mediante señas, pero en realidad había dado una orden a sus subordinados, los cuales asintieron y avanzaron para controlar a los pueblerinos. Watts esbozó una sonrisa y en cuanto se dispuso a cumplir la orden, el superior interpuso su vía con su brazo. - ¿Eh? ¿Qué sucede? - El hombre le miró de reojo y expresó mucha seriedad en su mirada, para proceder a responderle. - Solo mira y aprende. Estás muy novato para este tipo de cosas. - El Mink sintió mucha impotencia por esas palabras, se cruzó de brazos y sus mejillas se tornaron de un color rojo, no lo podía creer.

Los testigos fueron alejados de la puerta principal del local y los cuatro Marines que vestían sus uniformes muy llamativos, solo el oficial con la gorra marine y el resto no,  ya estaban cara a cara ante el establecimiento. Aquel que poseía gafas aclaró su garganta y subió su tono de voz. - Bajo el poder que me concede la Marina, le ordeno a todos los individuos que están dentro de ese establecimiento que salgan con las manos en la cabeza y se disponga a tirarse boca abajo sobre el suelo. Tienen 3 minutos para obedecer, o actuaremos. - Calló y sus otros 3 acompañantes se quedaron estáticos, sin mencionar nada. Watts se infiltró entre varias personas, pedía permiso y otras veces empujaba a aquellos que no obedecían, claro, lo hacía sin agresividad y muy ligeramente hasta quedar con una buena visión de lo que estaba a punto de suceder.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.