Año 230 D.D.G
Tras un periodo de paz el nombre de un sujeto comenzó a surgir entre los piratas hasta hacerse de un renombre mundial… Norman D. Gold, un pirata que en un par de años alcanzó el poder suficiente para consagrarse como un emperador pirata y eventualmente para ser nombrado como rey de los piratas al haber reunido un tesoro inconcebible al cual se le otorgó el nombre de “One Piece”. Durante años el Gobierno hizo uso de todos sus recursos para acabar con este hombre per todo fue inútil y decidieron simplemente dedicarse a contener sus ataques. Gold sin embargo, no parece interesado en destruir al Gobierno o en atacar a sus instituciones, sino más bien en continuar explorando el mundo no conocido estableciendo con su poder una estabilidad no vista antaño en el mundo de la mano de todas las demás facciones. ¿Serás parte del mundo y su avance?. Seguir leyendo...
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 1 miembro registrado.
El último usuario registrado es Admin.

Nuestros miembros han publicado un total de 6463 mensajes en 1355 argumentos.
Últimos temas
» ★ Presentación ☆
Sáb Abr 22, 2017 1:56 am por Invitado

» Temporali RPG - Afiliación Élite
Vie Abr 21, 2017 5:56 pm por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA | ÉLITE.
Vie Abr 21, 2017 4:19 am por Invitado

» Breves Anuncios Administrativos.
Vie Abr 21, 2017 12:25 am por Admin

» En busca de Skypiea y los Diales [Parte 1 - Conquista]
Jue Abr 20, 2017 2:16 pm por Invitado

» Ausenciaaaa :c
Jue Abr 20, 2017 1:19 pm por Invitado

» ¿Que le robarías al de Arriba?
Jue Abr 20, 2017 9:10 am por Invitado

» Búsqueda de colaboradores.
Miér Abr 19, 2017 10:22 pm por Invitado

» Tarea 4.- El hijo del Rey III
Mar Abr 18, 2017 2:28 pm por Invitado

Hermanos {2/4}
Élites {44/50}
Bálderook UniversityDetermination (Undertale)Rinaru - VerfallProject Fear.lessEast of Eden
OPBS © Se encuentra protegido por una licencia de Creative Commons No-Commercial 4.0. Skin desarrollado por Yosuka Akane. Todo el contenido del foro fueron obras de la administración. De la misma forma, las historias de los múltiples personajes del foro pertenecen a sus respectivos autores. Agradecimientos especialmente por los diversos tutoriales a: Asistencia Foroactivo, Savage Themes, Glintz Y Serendipity. Por Imágenes a las múltiples fuentes usadas: Deviantart, Zerochan, Tumblr Entre Otros. Módulo del Perfil por Mikae, ¡Muchas Gracias!. Se Prohíbe la copia parcial o total del contenido expuesto en el foro. Se Original.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Vie Ene 27, 2017 10:37 pm

-¡Woha, joder, esto es genial!- gritaba Eden saltando con entusiasmo mientras se abría pasado entre la muchedumbre, sus ropajes le diferenciaban totalmente pues era el único que portaba aquellas ropas de samurái, el resto se encontraban ya en traje de baño o en su defecto en una ropa más casual. El complejo hotelero era simplemente estupendo, ¿cuántos años hacía que no estaba de vacaciones?...esperen, ¡Eden jamás había estado de vacaciones!. Sus abuelos alguna vez le llevaron a otras islas ajenas a Spider Miles como un viaje de ventas, pero en realidad eso no eran vacaciones, era más bien como un trabajo extra, por ese motivo, existían mil formas de mencionar que por una vez en su vida todo estaba yendo de maravilla, aunque era cierto que todavía tenía trabajo por delante, pero eso no importaba del todo, se podía dar un momento de deleite, sobre todo considerando que existían hermosas chicas en el sitio.

Esperó su turno y se registró, pagó una módica cantidad y subió a la habitación 507, una vez allí se recostó en la cama con todo el placer del mundo, se echó una pequeña siesta y tras despertarse al mediodía salió al balcón para observar a la lejanía, por un momento se planteó quedarse varios días en aquel resort, pero pronto abandonó esa posibilidad, el Nuevo Mundo no iba a esperarle siempre y según los rumores el paso de la isla Gyojin no estaba abierto en todo el año, conforme pasaban las estaciones se complicaba ir a través del mismo, si quería lograr su objetivo necesitaba llegar con velocidad a Sabaody. “Cojones, nunca tengo tiempo de nada” rascó su cabeza y se encogió de hombros para salir de la habitación bajando de nuevo al lobby, una vez allí sacó un pequeño libro y comenzó a revisar sus notas realizadas en Little Garden.

“Sin duda alguna esto debe estar oculto en una parte de la isla, todo encaja, es una lástima, ni siquiera aquí puedo tomarme un respiro, pero supongo que todo valdrá la pena” la siguiente pista le llevaba a creer que en alguna parte del hotel se encontraba el tesoro, o en su defecto una nueva pista, esperaba encontrarlo en la isla de los dinosaurios, pero no fue así.

Se encontraba allí meditando sobre eso hasta que sintió algo raro, una especie de sensación incómoda como si le estuviesen observando, se giró y no pudo ver a nadie en particular, ni siquiera reconocía criminales, aunque estaba seguro que varios de los presentes seguro tenían un par de millones sobre su cabeza, los piratas abundaban en todas partes, empero, si nadie se metía con él no les haría daño, en esos momentos estaba ajeno a su “oficio” supuesto. “Qué raro, bueno, supongo que estoy algo alterado, después de todo estar rodeado de dinosaurios debió dejarme algo loco” y con ese pensamiento comenzó a reír suavemente en su sito recordando un chiste malo realizado sobre un cerdo gigante, ya no dijo más y se puso en pie avanzando rumbo al bar del hotel.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 5:23 pm

Vaya que era un viaje largo el que había iniciado hace apenas un par de días en las lejanas aguas del South Blue, y es que, con todo el fastidioso ajetreo de la invasión a Lvneel que sucedería en los próximos días, a Gorthaur se le ocurrió que podría estar en más peligro del usual si Capone resultaba victorioso, al fin y al cabo, ya era bien sabido en los bajos y oscuros círculos que el enmascarado corazón era quien informaba a piratas y marines sobre los movimientos varios de los hombres del afamado y enigmático pirata. ¿Era algo honesto? La información y la historia estaban libres de ese tipo de moralidades y si bien Gorthaur la vendía, no obtenía ni pedía jamás un berrie por sus datos que solían ser precisos, sino que solicitaba amistad y, de vez en cuando y si era un marine o cazador importante, un cabello para tenerle un ojo encima y a lo que sea que viera. A veces veía corrupción, a veces finales heroicos pero terribles, y muchas otras veces veía cosas innecesarias, como relaciones homosexuales secretas o fetiches vergonzosos de los que incluso lograba sacar ventaja un par de veces con solo mencionarlos.

Había pasado por Whiskey Peak donde se topó con su buen amigo revolucionario y compartiendo una investigación que mas bien le dejó poca información de valor separaron sus caminos por un tiempo, aunque el enmascarado no le quitase el ojo de encima y a su ubicación. En Little Garden había practicado su Hasshoken con un viejo inválido del país de las flores a quien ayudó a conocer de su hijo perdido, pero, al llegar a la isla vacacional, supuso que las aventuras habrían terminado y que no habría para él nada más que descanso, diversión y, si era astuto, una buena cantidad de misivas y reportes en el buzón de correo olvidado y perdido. —Sigan el curso del Log Pose a la isla Kyuka, y dejen de pelearse... -Ordenó a una decena de muñecos vudú que se divertían entre navegar el negro barco, limpiar la cubierta y azotarse los unos con los otros hasta que alguno huyera al interior del "Amo", al cual, hacían burla por cobarde. El enmascarado ya estaba acostumbrado a viajar solo, con la única compañía de sus extraños servidores sobrenaturales, pero lo cierto es que a veces se cansaba de tantas tonterías y añoraba alguna conversación interesante, y si era posible, alguna compañía femenina. —Papapa-pa papa-paaa'a~ -Alertó el muñeco que manejaba el timón haciendo que todos los demás corrieran al borde de proa para observar la isla en forma de palmera que se alzaba maravillosa en la lejanía, y tras recibir una palmada en la cabeza a modo de felicitación, encaminó el navío en dirección a la isla hotel, metiéndose todos dentro del cuerpo del enmascarado.

Al llegar al puerto desembarcó, su traje estaba en optimas condiciones y la ausencia de su máscara, que guardaba en su maleta con algunas ropas mas frescas, hizo de su APARIENCIA más un adinerado turista que un extraño y tenebroso actor del submundo. No tardaron en llegar los halagadores encargados del puerto que no paraban de llamarle Caballero o Monseur, y él, poseedor de una habilidad espectacular para el uso de las palabras no tuvo ningún problema para convencer a los presentes de que era un simple abogado, tan simple como humilde, en opinión de quienes le oían pues, eso de atender "simples asuntos nobiliarios" sonaba a alguien importante resolviendo los problemas de otro más importante pero fingiendo humildad para no llamar la atención. Todos los oyentes, creyéndose sumamente listos, ofrecían por pura amabilidad el cuidar del navío del rubio e incluso le daban recomendaciones para el hospedaje, como ir a X hotel y presentarse como amigo de Fulano o Sutano para obtener un excelente hospedaje a un precio solo para amigos. Gorthaur solo sonreía amablemente mientras aceptaba, como quien se sintiera avergonzado de negar tan amable ofrecimiento, sería una sorpresa cuando se largara sin dar nada a nadie, salvo quizá, una información valiosa que no le fuera de particular provecho personal.

Su camino fue normal, la maleta era muy lustrosa y su traje llamaba la atención en un lugar de trajes de baño y ropas holgadas, y mientras todos pensaban en cuantos valiosos documentos cargaba encima, el rubio tan solo anhelaba llegar a algún hotel y ponerse aquellas bermudas y camisa hawaiana que había comprado a bajo precio pero que le lucían de maravilla en conjunto con su máscara, casi olvidaba el asunto de sus brazos cicatrizados y el que no cargaba la máscara puesta. Sin embargo sus ojos, que eran muchos además de los del rostro (Los ojos de sus figuras miraban en varias direcciones ocultos entre sus ropajes) se movían de aquí para allá en busca de la más mínima señal de algo, y finalmente pareció encontrarlo en un muchacho de melena blanca. Gorthaur no se giró, pero desde la espalda observaba al joven que pareció darse cuenta pero que no pudo precisar el origen de la sensación que a veces tenían los observados, pero el ver a alguien allí, meditando tan profundamente con una libreta en mano simplemente llamaba la atención de alguien obsesionado con la información. ¿Serían noticias nuevas? ¿Serían secretos o pistas sobre algún negocio del submundo? No lo sabía, pero debía averiguarlo.

Se apresuró a seguir al joven y cuando estuvo cerca llamó su atención con un leve toque a su codo, deteniéndose para no incordiarlo y tratar de esquivar un ataque si es que lo arrojaba, al fin y al cabo, la mayoría en Grand Line atacaban antes de preguntar. En cuanto obtuvo un poco de atención, aclaró su garganta y esbozó una sonrisa, estirando su mano, cubierta por un guante níveo para estrecharla con el joven albino. —Muy buen día joven. Disculpa la interrupción pero no me es común ver a alguien meditando tan profundamente en una isla con tantas mujeres hermosas y diversión. ¿Acaso es usted un escritor? -Sonreía como emocionado por la idea de que el joven fuera un escritor, pero lo cierto es que esperaba la más mínima oportunidad para echar un ojo a la libreta, un ojo secreto, pues sus ojos azules no se apartaban de la mirada ajena. —Disculpe mi atrevimiento, soy Gort. Es un placer. -Se presentó finalmente, pues decir su nombre era demasiado riesgoso y decir su apodo completo parecía serlo aún más.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Dom Ene 29, 2017 5:53 pm

Ya en la entrada del bar estuvo a punto de ingresar, pero una gran masa de turistas se le adelantaron llenando por completo el sitio y con ello obligando a Eden a esperar, estaba medio acostumbrado a ese tipo de sucesos, algunos le llamaban mala suerte, pero no existía tal cosa, al menos no para él, simplemente eran eventos al azar que por razones de probabilidad no estaban a su favor. De cualquier forma, encontró la manera de mantenerse cómodo desviando su ruta a un sofá y tomando allí asiento para re-leer de nueva vez las pistas sobre el tesoro que estaba buscando, el pirata que lo dejó sin duda no era un bruto sin sentido, debió ser un arqueólogo o algo similar, según su mentora Sakura eran las únicas personas en el mundo que podían hablar distintos lenguajes, incluso comunicarse por símbolos, cosa que incluso con diccionarios era tremendamente difícil de aprender.

“Uhm, no cabe duda que debe estar en alguna parte de esta isla, el problema radica en el hecho que podría estar en la base de algún hotel, en ese caso creo que voy a tener que inmiscuirme en algunas zonas y quizás hasta causar algunos destrozos, eso sería problemático, no tengo tanto dinero para pagar grandes daños” se quedó pensando de ese modo que no se dio cuenta que ahora estaba de pie andando rumbo al bar de nueva cuenta, pero en esa ocasión su marcha se vio interrumpida por un toque extraño que le hizo girar casi al momento, no realizó un ataque pues no era su forma de solucionar sus problemas, pero sin duda se vio sorprendido. Por suerte, el culpable era un tipo medio extraño, su ropa le demostraba como un hombre serio y de cierta posición, ¿por qué alguien iba a estar vestido así en medio de un hotel?, bueno, él estaba vestido de forma rara también, ¿eso les convertía en compañeros de rareza?, preguntas idiotas que luego brotaban en su mente de forma espontánea.

Arqueó una ceja ante la mano del contrario pero eventualmente correspondió al gesto escuchando a ese rubio de gafas, en ese momento pudo identificarlo, no cabía duda, se trataba de un sirviente del hotel que estaba allí para garantizar una estadía agradable -Por fin alguien aquí presta atención- cerró su libreta de golpe y la guardó en sus ropajes pues no le gustaba que nadie se metiese en sus asuntos sin conocerlo, así mismo si el otro era un sirviente no la iba a ocupar -No, no soy escritor, pero podría escribir un par de cosas de este sitio, mira, no me gusta ser molesto pero hay algunas cosas que pueden mejorar en el servicio, supongo que eres un camarero o algo así, ¿podrías traerme una bebida?, te daré una propina- mostró una sonrisa honesta y le dio una palmada suave en el hombro a ese sujeto para girarse buscando la entrada al bar, la misma seguía abarrotada, quizás eso iba a dificultar incluso al empleado que le pudiese conseguir una bebida.

-Gort, suena a nombre de gigante, ya sabes, una cosa enorme que habla “así”- hizo una cara de malhumorado alargando la última palabra y generandola como un eco enorme para pretender dar la muestra de cómo se debía expresar un gigante, nunca había visto uno en su vida pero Oku mencionaba que algunos no eran demasiado listos, solo vivían para la batalla o en otros casos para atender sus asuntos despreocupados de la vida -Yo soy Eden, ahora, si me trajeras esa bebida estaría agradecido y como dije, no te preocupes por la propina- comenzó a reír y tomó asiento en un sillón para esperar que el camarero Gort le llevase la bebida.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Vie Feb 10, 2017 6:02 pm

A veces habían personas que por extraño y sorprendente que fuera, podían sorprender de verdad al amigable rubio de anteojos relucientes, y es que si la mayoría llegaba a pensar que Gorthaur se trataba de un enigmático empresario o un abogado superior y adinerado, eran pocos, por no decir uno solo, quienes le confundían con alguna otra cosa, en este caso un trabajador del hotel, un simple mesero. En realidad el rubio habría conocido muchos meseros y taberneros, camareros y chefs a lo largo de su vida, y ellos conocían buenas historias, secretos y un sinfín de leyendas o mitos tanto de cocina como de diferentes lugares turísticos del mundo, siendo a ojos del de hebras doradas, una valiosa fuente de información como todos los habitantes del mundo, pero, la realidad era que no le agradaba demasiado el hecho de que se le confundiera con un empleado solo por llevar traje, mas no hizo demostración de esto, sino que simplemente sonrió, asintió y escuchó todo lo que ese raro albino tenía para decirle, demostrando así que, sin importar lo que le comentaran, sus oídos siempre estarían abiertos para nueva información.

El inicio de la conversación ciertamente no había sido el mejor, pero al menos el muchacho había sido claro respecto al asunto que quería tratar, y es que no estaba conforme con muchas cosas y debía exponerlo a alguien, cosa que hizo pensar al rubio que seguramente la calidad del servicio no era tan legendaria como le habían insinuado tiempo atrás. Por lo pronto no dijo nada y la idea de la propina le sacó una sonrisa, pues se le presentaba una oportunidad perfecta para cobrarse un cabello de este extraño sujeto, pues no lucía débil y estaba seguro de que era al menos, un personaje reconocible en los mares cardinales, eso o lo había visto en una taberna... De algún lado le conocía y pretendía averiguarlo. —De acuerdo -Dijo con calma y un tono neutral mientras desviaba sus ocelos a la taberna, notándola repleta pero no imposible de penetrar, por lo que su atención se vio llamada de nuevo por la voz del albino y su mente continuó divagando sobre cómo podría obtener la famosa bebida. El comentario sobre su nombre y toda la escena hicieron que el ojiazul soltara una pegajosa carcajada y se limpiara los ojos con la punta de sus dedos, cubiertos por los inmaculados guantes, para librarse de un par de lagrimillas que se le escapaban dada la risa. —En realidad me llamo Gorthaur, pero a algunos se le complica pronunciarlo. -Susurró como explicación antes de virar su rostro a la barra, que al menos era medianamente visible ahora, cuando una tanda de turistas se alejaba con sus tragos.

Se encaminó hacia la barra y sin demasiadas complicaciones se metió entre el tumulto de gente, agazapado y encorvado para que su altura no le hiciera llamar la atención, y desde su pie, con naturalidad, surgió una figura de paja que se escurrió a prisa por debajo de todos los presentes, llegando hasta la base de la barra, donde escaló y se mantuvo oculta bajo el borde de la mesa. Gorthaur se movió bruscamente y empujó a un par de señoritas contra otro grupo de más adelante, pero girándose de inmediato les dio la espalda y pasó desapercibido, causando que se culparan los unos a los otros y se formara una confusión con empujones, insultos y alguno que otro golpe, aprovechando el pequeño humanoide de paja para tomar un par de bebidas y arrojarse al suelo corriendo hasta los pies de su amo, quien le absorbió en su propio cuerpo y tomó ambas bebidas para salir del tumulto. —Aquí está tu bebida, Eden. -Dijo con una sonrisa el joven de anteojos y traje negro mientras tomaba asiento junto al albino y le daba una probada a su propio trago, uno que estaba particularmente dulce y tenía demasiada piña según su criterio. —Por cierto, no soy camarero ni trabajo aquí. Solo estoy de vacaciones... Supongo que me debes un favor ¿No? ¿Que tal un cabello? -Dijo con naturalidad como si su petición fuera lo más normal del mundo.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 11, 2017 10:52 am

-Vale- no había captado nuevamente el nombre completo del camarero, era demasiado difícil según el punto de vista de Eden y además de eso no era particularmente habilidoso con los nombres, era en todo caso mejor con los rostros y sobre todo si estos le resultaban interesantes. Una vez que el otro se marchó tomó asiento y volvió a abrir su libreta apuntando unas cosas, rascó su cabellera un poco y negó tachando otras, no quedaba duda que aquella pista estaba clara en referir algo respecto al hotel, ya estaba seguro de la ubicación aunque algo no le cuadraba, la “pieza” que ahora estaba encajando adjudicaba que de alguna forma Son Cristóbal había encontrado la manera de mantener a resguardo su tesoro, haciendo alusión a un guardián que impediría la obtención del mismo, eso le preocupaba un poco pues podría implicar desde ya que iba a tener que luchar contra alguien…o contra algo.

Guardó su libreta cuando un escándalo se produjo en el bar y casi al momento cuando aquel rubio salió del mismo un buen grupo de sujetos que portaban uniformes de seguridad arribaron al lugar para comenzar a detener las agresiones y hasta llevarse a algunas personas arrestadas, pese a ser una isla turística ya se podía notar que estaban bien preparados para lidiar con los problemas, eso era tanto un punto a favor como en contra, después de todo si estaba dispuesto a eludir parte de la seguridad por un fin, significaba que muy probablemente tendría que acabar con algunos inconvenientes, algo que no era usual en Silverman, pero el tesoro en realidad era demasiado tentador para pensar en eso, así mismo, ¿no sería un crimen mayor no encontrarlo?, podía contar parte de la historia del mundo y sobre todo de la Grand Line, eso en todo caso era como una justificación para algunas acciones que no propiamente eran de criminal sino de investigador.

-Gracias- estaba a punto de buscar un poco de dinero para otorgarlo cuando Gort le dijo que no era camarero sino turista y que sobre el favor era mejor pagarle con un caballo, ¿caballo?, el ruido no le dejó escuchar bien, pero estaba bastante seguro que había hecho alusión a un equino -Joder pues creo que es bastante caro pagar una bebida con un caballo- admitió sin tomar de la misma dejándola sobre una mesita, después de todo si no le daba un trago no estaba comprometido a pagar el favor. El bar se quedó en paz y la gente reanudó sus charlas y su jolgorio mientras el samurái continuaba dialogando con el otro -Además, ¿de dónde diablos voy a sacar un caballo en esta isla?, si estuviésemos en otro lugar seguramente sería mucho más fácil- se cruzó de brazos pensativo y cerró un momento los ojos ladeando su cabeza sintiendo todas las energías que le rodeaban, le sorprendió un tanto que junto a Gort, existían algunas más con cierto poder, llevaba un rato en la Grand Line y no se había topado con personas tan fuertes hasta ahora, salvo quizás Ras, ese tipo cruzado de toro con pájaro.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Lun Feb 20, 2017 3:29 pm

No tenía idea de si estaba frente a una persona verdaderamente despistada o si se trataba de un curioso y suspicaz zagal, pero lo cierto es que el interés que causaba Eden en el rubio era considerable, y su cerebro, prodigioso como solo podía serlo esa parte de su ser, se esforzó de tal manera que por fin pareció dar con el dato que estaba buscando entre las inmensas columnas de información almacenadas en su materia gris, y es que el tal Eden, espadachín de cabellos blancos, no era otro que el conocido cazarecompensas apodado "El Fenix" y que era, según las descripciones, un emisario de la desgracia, la mala suerte y los conflictos innecesarios y poco buscados, siendo en realidad lo que se podría llamar la contraparte del informante trajeado, quien contaba siempre con una magnífica buena suerte y la capacidad de salir de los problemas sin jamás tener que atacar o evadir los ataques de nadie. Pero ante la ocasión, nada era mejor que una perfecta actuación, y con ello dejó de lado la idea de que el albino fuera un torpe y se prestó, con cuidadosa elección de gestos y palabras, a proceder con su acto de curioso y amable joven.

Sonrió de gran forma ante su enfado y el hecho de que no tocara la bebida y con las pulcras fauces curvadas en aquella amable mueca llevó su propia mano hasta su cabellera y arrancó uno de sus dorados cabellos, como una hebra del más costoso y atesorado hilo de oro, y la extendió hasta el frente, soltándola luego para que se esfumara con el viento. —No, amigo mío. Un cabello... Para mí, la amistad es el más valioso talento y regalo, y en mi tierra los amigos intercambian cabellos, como muestra de amistad. Tu eres El Fenix ¿No? He oído de ti, y quisiera ser tu amigo. -Hablaba con la calma típica de sus melosas y persuasivas palabras, y su voz, aterciopelada y dulce, en mezcla sinuosa con sus ojos claros y nobles formaban una petición que resultaba innegable para la mayoría, especialmente para aquellos que no fueran entrenados en el mundo de las mentiras, la oratoria y la sagacidad con las palabras. Era un arte el asunto de convencer, y quien pudiera decir cosas tan imposibles de llamar mentiras como de comprobar, resultaba convertido en un verdadero artista de las letras, casi como un músico o un poeta, cosas que el rubio tenía en pequeñas dosis de utilidad, y aunque era cierto que le interesaba conocer al albino, resultaba en una mentira blanca, por suavizar el concepto, todo aquello de una verdadera amistad como lo referían en las historias, pues el concepto de amigo que poseía el informante era, cuando menos, bastante distorsionado del de la mayoría, y por mucho más serio y comprometido.

Sus ojos recorrieron al muchacho que se hallaba frente a él, ahora de ojos cerrados y con gesto pensativo y sin quererlo dejó brotar en sus labios una larga sonrisa, pues le sorprendía que una persona así pudiera tener tal reputación entre los contactos de Gorthaur y la gente de las tabernas en particular, que, aunque resultaban siempre en exagerados, destilaban historias y características que ahora se notaban claras, reales y suficientes para identificar al hombre, aún si mintiera usando el nombre de otro. —Vamos, bebe un poco. Un cabello no es nada comparado a esta dulce bebida tropical. -Dijo finalmente animando a su compañero a que calmara su sed.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Invitado el Lun Feb 20, 2017 7:53 pm

-Qué cosas más raras hay en el mundo- comentó Eden sujetando su cabeza al momento que le era retirado un cabello, en realidad aquello le resultaba de lo más extraño, había escuchado de culturas en el mundo, era una de sus especialidades a final de cuentas, empero, no recordaba algún paréntesis que hablase respecto a los cabellos, lo más cercano podía ser el intercambio de prendas y eso era ya bastante diferente. En todo caso, supuso que no era un peligro, es decir, no se iba a morir por entregarle una hebra a ese sujeto, a cambio de una bebida ciertamente que parecía un precio bastante ínfimo, incluso hasta irrisorio, hacerse la vida pesada no era una de sus características así que sin más dejó de lado el asunto del pelo, era ya cuestión de ver si a futuro aquel hombre le revelaba un tanto más de su cultura que se le antojaba interesante por la rareza.

Así, sin dilación sujetó la bebida y comenzó a beber despreocupadamente lidiando con su sed, una vez que terminó aquello hasta la mitad dejó salir un suave suspiro que denotaba gusto y se acomodó de una forma más relajada en el lugar, la gente nuevamente estaba andando por el sitio de una manera tranquila y todo problema se esfumaba, era en parte la magia de las bebidas alcohólicas, podían hacerte olvidar muchas cosas en breves instantes. -Sabes, no esperaba que me reconocieses, a decir verdad, se supone que en la Grand Line los rumores de los Blues no son tan abiertamente conocidos- Silverman podía parecer y en ocasiones actuar como idiota, pero eso no significaba que lo fuese, podía ser bastante suspicaz y notar detalles que para otros eran simples coincidencias, ciertamente, si bien no era nada alarmante, que aquel sujeto le hubiese reconocido con tanta rapidez hablaba de un manejo de la información muy oportuno.

-Como sea, sí, soy yo, aunque las cosas siempre se exageran, supongo que ya lo conoces, en los Blues cualquier cosa que hagas la pueden volver un mito- se encogió de hombros y volvió a tomar su bebida para darle final en esa ocasión, al albino no le gustaba admitir muchas cosas, en parte porque dentro de sus enseñanzas en Shimotsuki se quedaba arraigada la tradición de ser humilde en la medida de lo posible, aquellos que abusaban de su fama para conseguir favores generalmente estaban condenados a la desgracia, o al menos eso mencionaba Oku en cada sesión, así mismo, era un poco tonto volverse blanco de otras personas por las palabras que emanaban, ser discreto era en el mejor de los casos la forma más simple de evitarse altercados innecesarios, en referencia a Eden, este ya tenía suficiente con los malos entendidos que solían recaer sobre él con tanta facilidad como aquella mujer que ahora estaba acercándose en su dirección con una pistola “Joder”; sin esperarlo y sin idea de por qué, la mujer le apuntó directamente al pecho y descargó su arma al menos cinco ocasiones sin vacilar, el caos llegó al vestíbulo y comenzaron a correr todos los presentes.
InvitadoInvitado
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Tras el tesoro de Son Cristóbal! [Pasado/Parte II/Gorthaur].

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.